Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Reflexionemos un poco. Nos encontramos en tiempos donde los videojuegos se han establecido como parte de la norma en cuanto al entretenimiento digital. Uno puede ver a niños y adultos dedicando unas cuantas horas para embarcarse en mundos que nos alejan de la grisácea realidad. Esta aceptación y cambio me genera cierto asombro, digo, después de vivir durante años entre las sombras de un pasado en donde el simple hecho de jugar o conocer detalles de ciertos títulos, automáticamente volvían a uno en un raro, o hasta en casos extremos, en alguien como un inútil que solamente se deja “embobar” por los videojuegos.

Dejando atrás ese elemento, es necesario recordar que los videojuegos durante varios años no han tenido una gran penetración con el público general y más cuando se trata del séptimo arte. Han habido varios tropiezos para llegar a lo que filmes como Silent Hill, Warcraft y Pokémon: Detective Pikachu lograron en sus respectivos momentos de estreno, cada uno con sus altibajos, pero con la firmeza para demostrarnos que sí existe un puente entre los videojuegos y el cine, inclusive ahí tienen el ejemplo de Ready Player One, filme que logra amalgamar los dos mundos en una historia con la cual todo mundo puede sentirse parte.

 

UN AFORTUNADO CAMBIO QUE LE AYUDÓ A RETOMAR EL CAMINO

Me atrevo a decir que estamos ante los inicios de una no tan lejana época de adaptaciones cinematográficas inspiradas en los videojuegos y Sonic The Hedgehog aprovecha esta puerta para abrirse paso a toda velocidad con su puesta en escena, la cual desde su anuncio y concepción estuvo rodeada de controversia y bajas expectativas. 

Desde un inicio, esta adaptación apuntaba para un fracaso, ya que pasó de cambios de guion y dirección en dos ocasiones, fue víctima de filtraciones y, por si fuera poco, cuando se liberó su primer tráiler muchos fanáticos pegaron el grito en el cielo al ver un Sonic que parecía sacado del valle de las pesadillas de algún diseñador que tuvo un mal día o que quizá vio demasiados memes que lo alejaron del verdadero look.

Lo inesperado pasó… el debutante director Jeff Fowler utilizó su red social para anunciar que el filme entraría en post-producción para rediseñar al erizo azul de Sega. Esto lo remarco porque si otro director o productora hubiera pasado por lo mismo, probablemente no hubiera hecho caso de las quejas ni las críticas del público interesado en el filme, hubieran liberado un producto desalmado y con la única intención de recolectar todos los anillos posibles para después darle un carpetazo de una franquicia más de los videojuegos que no pudo ser adaptada.

Por fortuna de todos, parece ser que Paramount Pictures junto con todo el equipo detrás del filme se pusieron las pilas para satisfacer lo mejor posible al público, dando el ejemplo al resto de las productoras que a veces no es tan malo el aceptar y corregir el curso de un proyecto en vez de aplicar el infame: “A ver qué sale”. Una vez recuperada la confianza y habiendo demostrado que en verdad querían hacer las cosas bien, muchos fanáticos se sintieron obligados en devolver el favor al asistir a las salas de cine y así disfrutar de la esperada película… entonces ¿Valió la pena toda la odisea?

 

OBTIENES LO QUE VES

Vayamos al grano, la primera aparición de Sonic logra transformarse en una ligera pero entretenida película para niños, mientras que para los gamers y fans de la franquicia puede resultar en una satisfactoria exposición de easter eggs (referencias) que en ciertos momentos logra dibujar una que otra sonrisa, eso sin contar la siempre funcional actuación corporal de un hilarante Jim Carrey como el Dr. Robotnik (Eggman), que parece mantener la misma energía cuando le dio vida al Grinch y por momentos a la extrovertida y altanera actitud de Hank en Me, Myself & Irene. Así que sí, en este aspecto quedarán satisfechos, digo, me hubiera encantado verlo más seguido en pantalla, por lo menos interactuar aún más con el resto del elenco, pero cada instante que sale a cuadro será un deleite para quienes disfrutan su comedia.

En el caso de James Marsden (quien no es ningún novato en protagonizar un filme donde su compañero es un personaje creado en CGI), su sencillez y pequeñas chispas de carisma sirven de balanza para no alienar la experiencia de que se trata de un policía que intenta lidiar con algo más allá de un simple problema de pueblo. Obviamente, en este tipo de películas no esperen que el protagonista humano tenga un desarrollo de personaje complejo, ni tampoco que sea llevado por alguna circunstancia realista para embarcarse a la aventura junto a una criatura (en este caso veloz) que solamente quiere encontrar su hogar o por lo menos un lugar donde pueda pertenecer a algo.

Por el lado de las voces de Ben Schwartz y Luisito Comunica (en el caso de Latinoamérica) como Sonic, el primero se apodera del personaje, en verdad se siente como si el erizo azul se expresara de esa manera, mientras que con el popular influencer mexicano, hay escenas en donde no puede evitar sus modismos personales, pero en general hace un trabajo aceptable con oportunidad para mejorar y seguir construyendo la voz en español de Sonic.

El resto del elenco pasa desapercibido, solamente cumplen con pavimentar el camino que recorrerán los protagonistas, así que no veo necesidad de abordarlos más allá de estas palabras.

 

MARCANDO UNA RUTA SEGURA

Las personas que no conocen o no han jugado los títulos de Sonic no tienen nada de qué preocuparse, en realidad los guionistas Pat Casey y Josh Miller se encargaron de encapsular parte del lore de este personaje en una simple y directa historia de origen, lo cual ayuda a que a los pocos minutos de proyección puedan establecerse los elementos que definen a esta película, ya saben, el responder las dudas desde un inicio para sólo preocuparse por cumplir con entretener.

Debo admitir que sí se toma su tiempo para llegar a los momentos de emoción, ya que las escenas en donde solamente vemos a los humanos interactuar (con excepción de las pertenecientes al Dr. Robotnik) sufren de el genérico tedio que provocan las películas en donde su protagonista es un personaje hecho en computadora, mismo que debe involucrarse en situaciones cómicas para devolverle el ritmo a la película.

Pero esto no significa que pase por alto la flaquez de algunas escenas donde la comedia no logra conectar en su totalidad o de situaciones unidimensionales en las situaciones que deberían generar una reacción adversa a la mostrada en escenas de peligro o miedo (saben a lo que me refiero, escenas donde parecen tomarse todo muy a la ligera, aún cuando sus vidas están en peligro latente). Por lo menos en mi caso, claro, si tuviera que hacer un informe de la reacción de los peques que estaban en la sala, sin problemas podría decir que se la pasaron muy bien y algunos ya deben estar torturando a sus padres para que les compren juguetes y juegos de este personaje.

 

SIN DAR TANTAS VUELTAS

Podría decirse que Sonic The Hedgehog es simple, directa y funcional, no busca ir más allá de sus límites narrativos, ni tampoco busca engañar a su público meta (los niños), se dedica a contar una historia con suficientes ingredientes para pasar un buen rato en el cine, aunque esto lo vuelva predecible; al final del día se debe tomar como una presentación a una franquicia que puede brindar suficientes aventuras para 2 o 3 filmes más.

Regresando a nuestra reflexión inicial, sigo tratando de colocar las piezas del afortunado escenario que tenemos hoy en día los jugadores o gamers. El simple hecho de poder ir a una sala de cine y ver en la gran pantalla a esos carismáticos héroes de los videojuegos contar esas historias que en alguna instancia pudimos jugar o experimentar pero, que para el resto del público se trata de algo totalmente nuevo. 

En fin, quiero cerrar esta humilde reseña diciendo que honestamente espero con buena intención una segunda parte, aún cuando la película no fue perfecta en absoluto, no quitaré del renglón que estamos ante un producto que sirve como ejemplo a la máxima de que, si se hace con amor y pasión, cosas buenas pasarán.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.