Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

 

 “Quizá no son nuestros amigos, sino nuestros enemigos quienes nos definen.”

-Joven Oswald Cobblepot, Gotham.

 

A lo largo de estos 80 años, Batman ha acumulado cientos de enemigos, contando con algunos de los más interesantes, complejos, carismáticos e icónicos villanos en el universo de DC. Esto es un humilde intento por nombrar algunos de ellos. 

Intereses Amorosos

Ya sea dentro de novelas gráficas, películas, series televisivas o videojuegos, Batman es sin duda uno de los superhéroes que más relaciones románticas ha tenido a lo largo de su historia.

Bruce Wayne es un conocido playboy billonario, pero cuando tu misión es luchar contra el crimen, la mejor opción que tienes es la de entablar una relación con alguien que entienda los percances de mantener una doble vida y comprender tu particular situación. Claro que Batman también ha tenido idilios con algunas de sus compañeras superheroínas; pero a Batsy parece no importarle mezclar el placer con los negocios pues sus romances más intensos, significativos y duraderos han sido con villanas.

Phantasm

Durante sus años universitarios Bruce conoce a la bella Andrea, hija del acaudalado hombre de negocios Carl Beaumont. Cuando el amor florece entre ambos, Bruce inicia una lucha interna donde su deseo de una vida normal y plena al lado de Andrea se enfrenta a la promesa que le hizo a sus fallecidos padres de luchar contra el crimen. Bruce se define por una vida junto a la mujer que ama y le propone matrimonio a Andrea quien felizmente acepta; sin embargo, poco tiempo después rompe el compromiso devolviéndole el anillo a Bruce y huye a Europa con su padre luego de enterarse de que éste ha estafado al líder de la mafia más poderosa de Ciudad Gótica: Salvatore Valestra.

Años después, Arthur Reeves, político corrupto quien ayudó a Andrea y a su padre a huir, decide postularse para un cargo público. Arthur, necesitando dinero para su campaña, decide pedirle ayuda a Carl; éste se niega a financiarlo y Arthur, en venganza, decide venderle los datos de su localización a Valestra.

Jack Napier, quien después se convertiría en Joker, es enviado a Europa para asesinar a Carl Beaumont, aún cuando el dinero ya había sido pagado. El asesinato de su padre consumió a Andrea, quien utilizó el dinero y recursos heredados para aprender numerosos estilos de combate planeando pacientemente durante 10 años su venganza.

Al volver a Ciudad Gótica, ahora convertida en Phantasm, Andrea elimina uno a uno a los mafiosos que condenaron a muerte a su padre siendo el último en su lista: Joker.

Para este momento tanto Andrea como Bruce conocen sus identidades secretas y después de un momento de duda, la relación se reaviva momentáneamente y pasan la noche juntos en la mansión Wayne.

Phantasm encuentra el escondite de Joker, quien ya la estaba esperando con una trampa preparada, en el momento justo Batman aparece para salvarla y en ese instante Bruce, completamente abatido, le ruega a Andrea que se marche a lo que ella accede y desaparece de una nube de humo. Batman y Joker continúan la pelea hasta quedar exhaustos; el lugar donde se encuentran está repleto de explosivos y comienza a estallar. Andrea aparece de nuevo para llevarse consigo a un derrotado Joker. Batman logra escapar por las alcantarillas y asume que Andrea y Joker murieron en el centro de la explosión. Bruce llega a la baticueva y encuentra un relicario con la foto de ambos, prueba de que Andrea continúa con vida. 

Batman: Mask of the Phantasm logra lo que pocos argumentos en cómic y ninguna otra adaptación fílmica han conseguido: te hace creer que Batman es capaz (o lo fue) de dejar todo por el verdadero amor.

Esta película de 1993 combina elementos de varias series importantes de cómics y es lo más cercano que las series animadas han mostrado del origen de Batman y la que para muchos es la mejor historia de amor del hombre murciélago.

Bruce Wayne creó la identidad de Batman desde el dolor, decidiendo sacrificar su bienestar y felicidad personal por el bien común. La película da una muestra a la audiencia de una relación ideal con alguien que conoce los secretos de Batman y comparte su motivación por la venganza y luego, cruelmente, la arranca de la vida de Bruce. El rompimiento del compromiso es el acto final, una pérdida más que suma otra razón para el nacimiento del caballero de la noche, lo que hace la decisión de dedicar toda su vida a convertirse en un vigilante enmascarado aún más trágica.

Poison Ivy

A pesar de que Poison Ivy se reconoce ampliamente como una supervillana, Batman y ella han trabajado juntos incontables veces para conseguir metas en común. Su relación ha sido mostrada desde el inicio con toques románticos; sin embargo, la atracción de Batman por Poison Ivy no fue siempre tan evidente; al inicio su interés era unilateral, años después se transformó en algo más mutuo, ahora la tensión sexual es latente en sus interacciones aunque siempre con desconfianza por parte de Bruce. 

En Batman: Poison Ivy (1989), Batman (quien usaba una armadura) recibe una bala para proteger a Ivy, lo que ella toma como una prueba de que él la ama.

Ya que Poison Ivy tiene la habilidad de envenenar, controlar, intoxicar, causar alucionaciones e incluso de inmunizar con sus labios, los besos no tardaron en ser algo común entre este par.

Durante la historia de Batman: Pavane (1989), mientras Pamela estaba siendo entrevistada como posible candidata para ser parte del Suicide Squad, revela que cuando escuchó sobre Batman se enamoró perdidamente de él creyendo que era el hombre perfecto, incluso haciéndole un altar. Con su meta trazada, decide mudarse a Gotham City; transformada ya en Poison Ivy decide iniciar una vida criminal con la esperanza de atraer la atención de Batman con la ilusión de convertirse en la pareja criminal número uno. Desafortunadamente para Ivy, sus planes no dieron resultado y fue admitida en el Asilo Arkham.

En el argumento de Passion’s Fruit (1997), Pamela, en una de sus estadías en Arkham, al sentirse sola y extrañar a Batman, decide crear un plan para desatar unas plantas que se multiplican al contacto con el agua y causar así caos en Gotham City, hasta que finalmente recibe una visita de Batman y, a cambio de la cortesía y un beso, ella transforma sus creaciones en inofensivas plantas de fresas.

En Poison Ivy: Cast Shadows (2004), Batman y Pamela trabajan juntos para atrapar a un asesino que usa métodos muy similares a los de Poison Ivy. Batman es envenenado por unas flores, Ivy puede curarlo con un beso pero Batman está muy renuente a aceptarlo. Luego de dudarlo (y de golpearla) decide recibir el beso de Ivy. Pamela cree que Batman muere al no poder ayudarlo a tiempo e intenta quitarse la vida; insinuando así que lo que siente por Batman es un interés genuino. Después Ivy regresa a terminar su rehabilitación en el Asilo Arkham y queda maravillada al descubrir que Batman llenó su celda de flores como regalo por salvarlo.

El argumento de Batman: No Man’s Land (1999), mostró más emociones humanas en Ivy. Luego de que un terremoto de 7.6 grados destruyera Gotham City, Pamela creó un paraíso en uno de los parques más grandes de la ciudad, donde comenzó a criar huérfanos como si fueran sus hijos. Clayface le propuso producir frutas y verduras utilizando a los niños como esclavos recolectores y vender el producto al mejor postor. Poison Ivy se negó y trató de matarlo con un beso; pero fue derrotada y retenida junto con los niños por 6 meses hasta que Batman apareció para liberarlos. Ivy y Batman lucharon juntos y derrotaron a Clayface.

Una vez que la ciudad regresó a su estado normal, el consejo ciudadano le exigió a Poison Ivy salir del parque, amenazándola con esparcir un químico que la mataría junto con todas sus plantas y que también afectaría a los niños. Al inicio Ivy se rehusó, pero luego de envenenar accidentalmente a uno de los niños, decidió rendirse. Fue entonces que Pamela decidió acudir a Batman pidiéndole ayuda para revertir sus poderes y volver a ser humana de nuevo. El procedimiento fue exitoso y Pamela Isley dejó de ser Poison Ivy durante este lapso. Bruce y Pamela se volvieron muy cercanos; sin embargo, esto duró poco. La relación terminó cuando Hush le presentó el suero que le devolvería sus poderes. Pamela no pudo resistirse a formar parte de nuevo de su mundo botánico y tomó el suero, lo que aparentemente le habría causado la muerte.

Un año después, Poison Ivy reaparece con sus poderes aumentados (comparándose con el nivel de control de Swamp Thing), dejando claro que el único y más grande amor de Poison Ivy serán siempre las plantas.

Talia Al Ghul

Talia es la hija de R’as al Ghul, un supervillano y terrorista internacional líder de la Liga de los Asesinos, cuya meta es crear un mundo con el balance medioambiental perfecto, lo que para él, se lograría con la extinción de al menos la mitad de la raza humana. Talia es la segunda al mando después de su padre y comparte su visión del mundo. Cuando R’as Al Ghul se entera de la existencia de el increíblemente talentoso detective de Gotham City, se convence de que es el único hombre que podría ser digno de la mano de su hija Talia y por consiguiente, el  mejor sucesor para convertirse en líder de la Liga de los Asesinos.

Batman inicialmente se sentía muy atraído a Talia, pero al darse cuenta del imperio criminal de R’as al Ghul, se ve obligado a tratarla como enemiga.

Durante Son of the Demon (1897) mientras Batman hacía equipo con los al Ghul para derrotar a un terrorista, R’as le ofreció la mano de su hija como muestra de buena voluntad. Batman aceptó y consumaron el matrimonio. Talia quedó embarazada, pero tristemente perdió al bebé por el estrés causado por la reciente lucha terrorista. La pérdida de su hijo demostró ser mucho para Bruce, quien decidió dejar a Talia; sin embargo, en el epílogo es revelado que el bebé, Damian, está vivo y sano.

Damian, poco después de nacer, comienza a ser entrenado para convertirse en un asesino. El entrenamiento es brutal, igual al que Talia fue sometida cuando era pequeña. Cada año, en el cumpleaños de Damian, Talia lo retaba a un combate, del que, si salía ganador, recibiría a cambio el nombre de su padre. Eventualmente, Damian logra vencer a su madre, quien le dice finalmente que su padre es Batman.

Talia confronta a Batman con la noticia de que tiene un hijo de 10 años de edad y le entrega la custodia de Damian a Bruce, con la intención de complicar su trabajo y distraerlo del ataque terrorista que preparaba Deathstroke.

Damian se da cuenta de la manipulación de su madre y apoya a Batman para detener a Deathstroke. Finalmente decide unirse a la lucha contra el crimen junto a su padre y convertirse en Robin. Esto provoca una ruptura en la relación con su madre pues Talia considera que Damian la traicionó y se ve forzada a repudiarlo. Mientras se despide de su hijo, Talia se asegura de demostrarle que en un esfuerzo por crear un hijo que no la decepcione y pueda moldear a sus deseos, Damian fue clonado. 

Talia decide tomar a su nuevo hijo y llevarlo a unas instalaciones en Yemen donde puede acelerar su crecimiento desarrollándose hasta tener el cuerpo de un humano adulto. El nuevo hijo de Talia es llamado Heretic. Heretic se enfrenta a varios asociados de Batman, incluso matando a Knight y derrotando al mismo Batman. Talia le da a Heretic el detonador de la bomba mundial; aunque llega en un mal momento a la Torre Wayne, donde Robin y Nightwing trataban de alcanzar los pisos más altos y evitar la explosión. Heretic derrota de un golpe a Nightwing, entonces comienza la pelea contra su “hermano” Damian a quien finalmente asesina atravesándole el corazón con una espada. 

Batman entra a la desgarradora escena, furioso ataca junto a Nightwing a Heretic quien derrota fácilmente a ambos, entonces resuelven tomar el cuerpo de Damian y escapar. Heretic decide que Gotham ahora le pertenece. 

Batman finalmente derrota a Heretic quien solo es un niño con el cuerpo de un adulto. Talia lo asesina decapitándolo con una espada y pone una bomba en su espina dorsal con la que destruye también la Torre Wayne. Damian es después resucitado con el Chaos Shard que además le otorga superpoderes.

Talia también comparte una complicada historia con el segundo Robin, Jason Todd, a quien encuentra poco después de su resurrección vagando en las calles sin recuerdos. Ella lo toma bajo su cuidado con la esperanza de que sus acciones logren que el amor de Batman por ella crezca. Talia le dice a Jason que Batman nunca vengó su muerte, lo que causa un gran deseo de venganza en Jason por lo que Talia se convierte en su mentora y figura materna con la esperanza de que un día Jason cambie de parecer. Esto no sucede y cuando Jason cumple 18 años, se convierte en Red Hood.

La relación con Batman siempre fue complicada. Dependiendo de las circunstancias Talia ha sido un verdadero amor romántico y aguerrida aliada en la lucha contra el crimen o su peor adversaria; siendo la razón para esto sus diferentes ideologías cuando se trata de la motivación para asesinar o no a sus enemigos.

Además su complejidad radica en que a pesar de que Talia es fiel a los ideales de R’as al Ghul, su relación con Batman la hacen cuestionarse sus métodos y en algunos casos, la ha ayudado a disminuir su violencia.

En los últimos años, Talia ha sido mostrada más como una villana que como la antiheroína que solía ser, esto es causado en gran parte por el retrato que el escritor Grant Morrison ha decidido presentar de Talia: en la historia original de 1987 Batman: Son of Demon, Batman y Talia tienen sexo consensual, lo que lleva al nacimiento de Damian; sin embargo, en la interpretación de Morrison de 2006, Talia es mostrada como una mujer con intenciones mucho más siniestras. En esta versión, Talia ataca sexualmente a Bruce mientras está inconsciente con la premisa de quedar embarazada y contar con un nieto heredero para R’as al Ghul. Al quedar embarazada, el feto es extraído del vientre de Talia y es llevado a un útero artificial donde es sometido a experimentos genéticos para aumentar su habilidad en combate. Asimismo, en el argumento de Batman: Leviathan, el odio de Talia llega tan lejos que ordena la muerte de Damian. 

Para comprender las verdaderas motivaciones de Talia es recomendable leer versiones anteriores a Grant Morrison. Talia al Ghul es sin duda un gran personaje, complejo y fascinante que a pesar de ser uno de los amores más importantes dentro de la vida de Batman, nunca ha sido definida por ello. 

Catwoman
 

La cruzada de Batman contra el crimen y sus asuntos emocionales sin resolver gracias a una infancia en la orfandad no le permiten a Bruce disfrutar de relaciones amorosas con plenitud; sin embargo, si alguien ha estado cerca de lograrlo ha sido Catwoman.

El romance intermitente entre Bruce Wayne y Selina Kyle es de hecho uno de los más antiguos componentes de la cronología de Batman. Mostrando desde su primer aparición en 1940 la tendencia sensual y el coqueteo que serían partes inherentes del personaje de Catwoman, al menos hasta el límite en que una historia de esa época lo permitía.

Selina fue uno de los tres villanos presentados en esta primera historia junto con Joker y Hugo Strange, aunque su rol como villana era considerablemente menos extremo que el de sus colegas pues inicialmente su dinámica estaba pensada para aumentar el sex appeal de la historieta (que resultó ser mucho para la época). 

La dudosa moralidad de Selina y su presentación como mujer fatal, sumados al incremento de la popularidad de grupos “familiares”, condenaron a Batman a sufrir una transformación para volverse más apegado a los valores morales de los años 40. Es por eso que el romance entre Cawoman y Batman fue dejado de lado por uno más adecuado: el que Batman compartió con Kathy Kane, la Batwoman de la Era Dorada (1938 a 1956).

El experimento de la “Batifamilia” durante 1950 resultó ser un rotundo fracaso. Ni siquiera la atención que se atrajo con la portada de The Marriage of Batman and Batwoman fue suficiente para que los lectores se interesaran en la vida romántica de Batman. DC Comics parecía pensar que era porque Batman y el romance no van bien juntos; pero fue el excesivo uso de “historias imaginarias” lo que terminó por fatigar a los fans. Precisamente al final del tomo de la boda de Batman se revela que todo fue un sueño de Dick Grayson.

El daño estaba hecho y para DC Comics el mensaje había sido claro: los fans no están interesados en una relación romántica o unidad familiar centrada en Batman. Esto también afectó a la misma Batwoman, que fue relegada a un cajón olvidado de donde no saldría sino hasta mucho tiempo después.

Este cambio de prioridades tuvo repercusión en todas los potenciales intereses románticos de Batman, siendo Selina la principal de ellas. 

La constante reorganización, reimaginación y reinterpretación de las historias, sumado a la prácticamente nula continuidad de las Eras de Plata (1956 a 1970) y Bronce (1979 a 1986), dejaron la relación entre Batman y Catwoman en un estatus difícil de definir, aunado también al hecho de que el complicado sistema de multiuniversos de DCU se acercaba a su capacidad crítica.

Eventualmente, a principio de los años 80 las subtramas románticas entre Batman y Catwoman fueron oficialmente desplazadas al universo Tierra-2, donde la más reconocible continuidad de la Era Dorada residía.

En Tierra-2, Bruce y Selina estaban casados, ella había dejado atrás su vida criminal y tuvieron una hija, Helena Wayne, quien después se convertiría en Huntress.

La redefinición del personaje de Batman presentado por Frank Miller durante The Dark Knight Returns (1986) mostraba a un Batman solitario, aislado y emocionalmente distante, que no puede ni quiere trabajar con otros y con pocas posibilidades de un romance, un superhéroe insocial y extremadamente serio que dejó la impresión en los lectores de que Batman era un personaje destinado a la soledad perpetua.

A pesar de la insistencia de los escritores por retratarlo de ese modo, Batman nunca fue un personaje aislado. A lo largo de diversas tramas Batman fue siempre un miembro de la Liga de la Justicia, contaba también con personajes como Alfred, Robin, Jim Gordon y Nightwing, con miembros continuamente sumándose a la Batifamilia (aún en contra de la firme oposición de Bruce). No ha habido ninguna historia donde Batman haya sido un héroe completamente solitario, o para este caso, sin algún interés romántico.

Esto provocó una gran disonancia cognitiva: la conciencia de que Batman era cualquier cosa menos un personaje solitario, junto con una comprensión masiva de que trabajar solo era, de alguna manera, uno de los rasgos que más definen a Batman.

Este frágil equilibrio es lo que al final del día respaldaba las idea de que aquellas cosas que desafiaran la percepción de el héroe solitario, debían evitarse, lo que quiere decir que las relaciones románticas serias, estables y plenas no tienen cabida dentro de la cronología de Batman.

Después de tantos ires y venires, por fin durante Batman #24 (2017), mientras están en una azotea y debajo de la lluvia, Batman se hinca y le pide matrimonio a Selina, ella acepta, incluso roba un vestido de novia de $28,000 dólares. Superman es elegido por Bruce para convertirse en su padrino; aunque, como era de esperarse, la boda no se lleva a cabo. Selina se da cuenta de que el matrimonio sería una bendición para ellos pero que implicaría que Bruce dejaría de ser Batman, algo que ni Gotham City ni el resto del mundo están preparados para afrontar. 

 

No te pierdas la segunda parte de "Villanos de Batman".

 

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.