Para los amantes de las historias de misterios sobrenaturales, llega a nuestras manos The Sinking City, una concentrada aventura en tercera persona ambientada en una ficticia Nueva Inglaterra de los años 20, la cual toma prestado elementos referenciales de las obras del legendario escritor de horror y suspenso, Howard Phillip Lovecraft, con la única intención de sumergirnos en una historia que se va tejiendo mediante nuestras decisiones e investigaciones.

Así que, acompáñanos en esta reseña de The Hive Gaming para descubrir si el nuevo título del estudio Frogwares tiene lo suficiente para ser considerada una propuesta necesaria en la colección de todo jugador o amante del género.

The Sinking City nos coloca en los zapatos de Charles Reed, un ex buzo de la marina convertido en detective privado, quien sufre visiones extrañas y pesadillas con extrañas criaturas del bajo mar, este padecimiento lo lleva a buscar respuesta a una remota y desolada isla de Oakmont, la cual esconde horrores inimaginables.

En el apartado de jugabilidad, estamos ante juego de aventura e investigación en tercera persona en donde tendremos que reunir evidencias, tomar decisiones y utilizar un elemento sobrenatural conocido dentro del juego como el Palacio de la Mente, el cual nos ayudará a realizar deducciones avanzadas y de paso reconstruir las escenas de los crímenes. 

Todo el concepto detrás de este juego viene plagado de buenas e interesantes ideas, las cuales ayudan a darle un leve peso moral a nuestras decisiones, aunque no siempre terminan siendo tan atractivas en su valor de rejugabilidad ni satisfactorias en la resolución de algunos casos. Este elemento puede resultar monótono para quienes buscan más acción o combates.

Visualmente hablando, The Sinking City tiene un estilo aceptable, aunque no sobresale ni se le saca provecho a los detalles que brinda una historia de este calibre. Los sombríos escenarios no invitan a la exploración, aún cuando están llenos de NPCs, se siguen sintiendo desolados y sin vida. Algunas de las animaciones se sienten rudimentarias.

Mi mayor problema se ubica en el hecho de que los casos no son tan interesantes, se sienten planos, lineales y no tan satisfactorios una vez resueltos. Aparte que nuestro protagonista se siente genérico, sin encanto, sin matices que inviten a interesarnos por su pasado y su destino. Por otro lado, tenemos un juego que no otorga un verdadero reto a la hora de resolver los casos, inclusive, las consecuencias no tienen gran peso en la historia del juego, esto hace que sea un paso hacía atrás en comparación al anterior proyecto del estudio desarrollador.

Probablemente los fanáticos de Lovecraft se sientan atraídos, pero aún así considero que la experiencia no es suficientemente satisfactoria como para adentrarse a los misterios que encierra la isla de Oakmont y la de sus habitantes.  

Más allás de sus buenas intenciones, The Sinking City se hunde al desaprovechar la enriquecedora mitología literaria de la que bebe, entregándonos un regular juego que sufre por culpa de sus controles y la aburrida ejecución de sus misiones.

VIDEO RESEÑA:

¡Compártelo en tus redes!

Este sitio web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido, así mismo mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Cookies image