Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Hace tiempo que la industría de los videojuegos nos debía un buen juego de disparos con dragones, y hoy por fin lo tenemos. Century: Age of Ashes, es un título con mecánicas sencillas pero necesitadas de cierta habilidad que nos lleva a una aventura en los cielos con cientos de dragones, jinetes y modos de juego. Century: Age of Ashes salió de la misma forma como yo de la preparatoria: sin que nadie lo esperara.

Century: Age of Ashes es un shooter online free-to-play donde montas dragones en batallas en equipo, las cuales pueden ser de 3vs3 o 6vs6. Ya sea aniquilando a los jinetes del equipo contrario, recolectando puntos, capturando la bandera o simplemente quemándolo todo hasta que no quede nada, lo haremos a bordo de cientos de dragones de distintos tipos, tamaños, colores y rarezas. 

¿Dragones? ¿De qué tipo?

Existen tres clases de jinetes/dragones con los que puedes jugar, y cada uno de ellos cuenta con distintas habilidades que serán de ayuda en batalla. Acechante, Salvavento y Spectro, o como los he bautizado yo mismo: el DPS, el Soporte y el Táctico. Todos cuentan con una habilidad Pasiva, un Poder, una Furia y dos habilidades. 

Acechante es un experto en la antigua cocina de dragones y jinetes al por mayor, con una habilidad pasiva que le otorga una reducción de enfriamiento a sus habilidades, y sus habilidades constan de bolas de fuego que entorpecen el vuelo de sus enemigos y escudos que evitan cualquier proyectil enemigo durante un tiempo.

Salvavento es todo lo contrario a Acechante, pues esta clase posee una habilidad pasiva que reduce efectos negativos. Cuenta con una bomba de humo venenoso que afecta a los jinetes enemigos impidiéndoles apuntar, puede otorgar escudos y potenciar a sus aliados con el estado ‘Berserker’, el cual básicamente los hace más fuertes y resistentes.

Spectro es ese jinete troll que le gusta romper el juego pero divertirse mientras lo hace. Su pasiva le otorga daño extra a escudos, puede colocar minas para que estas exploten cuando un enemigo vuele cerca para así aturdirlo Y se puede volver invencible por un corto periodo de tiempo, lo que lo vuelve imposible de fijar como objetivo y, por alguna razón, aumenta el daño de sus bolas de fuego durante su duración.

Pero no te preocupes por Spectro, pues cada uno de estos Jinetes/Dragones están perfectamente balanceados en todos sus aspectos, lo cual está bien porque ello ayuda a que los jugadores consideren la composición de su equipo en vez de pensar a la hora de elegir “Sí, yo quiero ese que vuela y escupe bolas de fuego”.

Mapas épicos

Desde enormes y gloriosas fortalezas en ruinas hasta un valle lleno de rocas que seguramente te regalarán a ti y a tu dragón más de un golpe en toda la frente por no frenar a tiempo, Century: Age of Ashes nos ofrece lugares épicos para batallas inolvidables. Personalmente considero que el juego cuenta con pocos mapas, pero los que hay son suficiente para hacerme sumergir en una aventura de fantasía mientras achicharro a otros jinetes. 

El diseño de niveles es a todas luces espectacular, pues cada mapa cuenta con zonas especiales para que nuestro dragón recargue una especie de ‘Boost’ para poder ir más rápido. Puedes almacenar hasta cuatro al mismo tiempo y estos pueden marcar la diferencia entre la victoria o la derrotar. El movimiento constante y esquivar ataques (usando obstáculos como rocas o edificios) es primordial para sobrevivir el mayor tiempo posible en la arena y perder menos tiempo reapareciendo.

Los mapas también cuentan con algunos beneficios de los cuales pueden gozar ambos equipos. Escudos, zonas de boost y una especie de “elevadores” que nos otorgan boost y nos elevan rápidamente en el cielo son algunos de los elementos que pueden darle la vuelta al marcador, si es que los sabes aprovechar.

Emparejamiento… ¿qué es eso?

Muchas de mis partidas fueron desafiantes porque tanto los jugadores de mi equipo como del equipo enemigo contaban con el mismo nivel de habilidad, o al menos eso hacía pensar su nivel. Sin embargo debo mencionar que en otras partidas sentía que mi equipo estaba conformado por mí, un poderoso y vigoroso jinete de dragón, y mis compañeros, que parecían cuervos aplastados en la carretera. Es algo normal en cualquier videojuego, pero, ¿emparejar a un nivel 6 con niveles 1, es decir, cuentas recién creadas? Sin mencionar que el equipo enemigo estaba compuesto de niveles 10 para arriba...

 

Por suerte Century no comete el error de ofrecer compras in-game que afecten el progreso vital del juego. ¿A qué me refiero? Todo aquello que puedes comprar, como Boosters de experiencia y demás objetos, solo beneficia al aspecto visual del juego, es decir cosméticos. Los dragones y sus jinetes pueden ser personalizados en literalmente todo lo que tienen, solo les hicieron falta los genitales… Cráneo, Cola, Silla, Tórax, Cabeza, Capa, Torso, Mano Izquierda, Mano Derecha y Piernas. 

¿Los clásicos modos de juego Shooter? 

No, afortunadamente este videojuego nos lleva a batallas en tres modos de juego: Masacre, Spoils of War y Puertas de juego. Cada uno de estos modos consta de una partida divida en Rondas, las cuales ganaremos o perderemos dependiendo del objetivo de la misma. Por ejemplo, para ganar una ronda en Masacre deberemos eliminar a todos los enemigos posibles antes de que acabe el tiempo. La partida cuenta con hasta cinco rondas, así que el primero en ganar tres gana. Lo mejor de este modo es el desbloqueo progresivo de habilidades, lo que significa que en la primera ronda cuentas con dos ataques básicos, en la segunda ronda desbloqueas una habilidad y de la tercera ronda en adelante desbloqueas todo tu arsenal, por así decirlo.

Spoils of War es una especie de Búsqueda del Tesoro en el que ambos equipos deberán dar caza a dragones controlados por la IA, los cuales portan ciertas cantidades de Oro que deberás recolectar y llevar a tu base para poder sumar puntos a tu marcador. Suena fácil, pero deja de serlo cuando tienes a seis dragones del equipo enemigo detrás de ti para quitarte ese oro.

Por último, el que me ha parecido más emocionante y tenso de todos: Puertas de fuego. Este modo es parecido a Capturar la Bandera pero con algunas modificaciones. En este caso la bandera a robar es neutral, es decir, no robas la del equipo enemigo, sino una que aparece en medio del mapa. Tu objetivo es robarla y llevarla a través de distintos sitios en el mapa para poder obtener un punto. En este modo solo hay tres rondas, así que gana el mejor de 3.

¿Podría un juego de dragones ser aburrido?

Sí, muchas veces hemos visto juegos que simplemente por usar dragones y llamarse “videojuego” ya creen estar del otro lado, pero no es así. Afortunadamente este no es el caso, ya que el gameplay es emocionante a cada momento. Al inicio de la partida puedes ver a tu dragón y jinete sobre una cornisa, esperando tu llamada a la acción para entrar en combate, y eso por sí solo es épico. Perseguir a tus enemigos o ser tu el perseguido es igual de emocionante, pues en ambos casos consideramos factores como el enfriamiento de tus habilidades, la presencia de otros aliados/enemigos, el mapa y sus beneficios, el tiempo en el reloj y mucho más.

El mejor logro de este título, en mi opinión, es la ‘Eclosión’. Una sección donde completas objetivos para incubar a un huevo de dragón. Una vez eclosiona, deberemos completar otros objetivos para que pueda desarrollarse y finalmente servir como montura para tu jinete. 

En caso de que no haya quedado claro para este punto: los dragones que desbloqueas, de cualquier forma, solo varian en su rareza. Esto significa que no hay dragones más veloces, fuertes o resistentes que otros, solo más "raros".

En mis pocas horas de juego he podido realmente disfrutar de Century: Age of Ashes como hace mucho tiempo no disfrutaba un videojuego. Pero esto no quiere decir que el juego sea perfecto, pues he sufrido de algunos bajones de FPS considerables, tanto en una pelea llena de acción, fuego y destrucción como en la pantalla de introducción a la partida. También de la falta de variedad en clases y modos de juego. Son buenos, pero simplemente no son suficientes.

Conclusión dragonesca

Century: Age of Ashes es un excelente juego shooter que no se siente tanto como un shooter al estar montando a un dragón. El diseño de niveles, dragones y jinetes realmente puede sumergirte en la fantasía y transportarte a un combate frenético y lleno de acción. Solo necesita unos cuantos modos de juego y clases más para sentirse menos repetitivo al pasar las horas jugándolo. Sí, cada partida es distinta en cierto modo, pero al jugar al menos diez de ellas ya habrás jugado el mismo mapa dos o tres veces al igual que el mismo modo de juego. Y claro, necesita un mejor emparejamiento, pues si ello es un problema en partidas normales, ¿cómo será en clasificatorias? 

Siendo un juego gratuito, te recomiendo que le des una oportunidad de convertirse en tu juego favorito durante los próximos meses. Con suerte recibirá nuevo contenido pronto y será aún mejor de lo que ya es.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.