Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Corría el año 2010 cuando el estudio danés Playdead lanzó Limbo, una aventura corta pero que lo compensaba con su inmersión gracias a los sonidos ambientales, gameplay sencillo y gráficos simplistas pero bien hechos. Recibió muchos premios y eventualmente se lanzaría un segundo juego llamado Inside. Silt es un juego que te recordará mucho a estos dos juegos pero con suficientes diferencias para no compararlo mucho.

En Silt tampoco hay narrativa más que un pequeño poema al inicio del juego, pero pronto descubrirás que te encuentras en el fondo marino y que sigues vivo gracias a tu equipo de buceo. Para tu mala suerte, te encuentras atado a una cadena y si no haces algo tu muerte será inminente. Es aquí donde descubres que tienes la habilidad de poseer a los animales marinos.

Al no contar con narrativa, el juego se encarga de darte las instrucciones más básicas de los controles pero en lo demás dependerá de ti el intuir cómo abrirte paso en las profundidades del mar. Al poseer a los peces tomarás prestadas sus habilidades como la mordedura de una piraña o el duro cráneo de un tiburón martillo, con lo que te abrirás paso de acuerdo a las circunstancias.

Pero eso no es suficiente para salir a la superficie pues pronto descubrirás que será necesario explorar ruinas antiguas con maquinaria ancestral y así desentrañar los secretos que guardan las criaturas más fuertes del abismo.

Con esto ya te puedes dar una idea de que deberás derrotar a algunos jefes con ayuda de los peces que están alrededor. Tal vez pienses que sería mucho más fácil poseer a estos seres colosales pero no es tan sencillo y primero deberás debilitarlos para así absorber su poder y aprovecharlo para despertar una fuerza que se esconde desde hace mucho tiempo.

La ambientación musical y su atmósfera realmente te hacen sentir que estás dentro del traje para bucear, sobre todo si usas audífonos; al igual que en sus gráficos han hecho un gran trabajo con las animaciones, así que en esos aspectos brillan pero no todo es tan bueno, pues los puzzles no son muy variados e incluso se sienten repetitivos.

El juego es corto y lo puedes terminar en un poco más del par de horas, lo cual no es malo si el juego se disfruta en toda su duración; no es el caso aquí pues al ser en niveles bajo el mar, la lentitud con la que fluye el juego puede llegar a hartarte. Si bien es cierto que puedes nadar más rápido con un botón, después de cada batalla contra los jefes hay una transición donde debes dirigirte a una zona especial y tal parece que están diseñadas para que dure lo más posible.

Como juego artístico, Silt cumple con creces y hace un excelente trabajo al captar tu atención mientras resuelves los puzzles; no obstante, si eres una persona que se desespera con facilidad y los juegos cortos no son lo tuyo, tal vez quieras pensarlo dos veces.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.