Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

La mayoría del tiempo jugamos videojuegos para ser los protagonistas de una historia de acción, que constantemente nos dice lo importantes que somos, sin embargo hay excepciones, y Relicta es una de ellas.

Un sentimiento extraño

Relicta es un videojuego de lógica que realmente te pone a prueba para resolver acertijos en distintos escenarios a través de la prueba y el error, al menos en mi caso. Comienza como toda montaña rusa: unas cuantas subidas y bajadas pequeñas, nadie se emociona de más en estas, pero conforme avanza las bajadas y subidas son más notorias y más drásticas.

Al comenzar a jugarlo sentí lo mismo que sentí cuando jugué a Portal hace muchos años, aunque con diferencias bastantes notables. El lugar en el que estamos, junto con la historia que se desarrolla, nos provoca ese deseo de continuar…¿o no?

Todos los juegos de acertijos van de la mano con la frustración, y es un sentimiento al que abracé en más de una ocasión cuando un nivel me superaba. Podía pasar diez minutos viendo explorando el área, viendo cómo podía superarla y aún así no lograr nada. ¿Qué hacía? Tomaba un descanso, volvía a Relicta y de repente el camino parecía más claro que el agua. Lo sé, aún no he dicho exactamente qué haces en el juego, así que vamos a eso.

El tío indie de Portal

Relicta presenta una historia, de la cual no hablaré a profundidad (aunque sea interesante) porque podrá estar ligada a las mecánicas básicas del juego, pero la relación historia-gameplay no se desarrolló adecuadamente. Se siente como una excusa para jugar lo que estás jugando, aunque sea una buena excusa. 

Relicta es un juego en primera persona de juegos de lógica que incluyen la gravedad y el magnetismo para desbloquear el camino que lleva al siguiente juego de lógica, y así sucesivamente. Similar a Portal, tendrás dos guantes, uno rojo y uno azul, además de la capacidad de otorgar gravedad cero a unos cubos, para así avanzar a través de los niveles. 

Hacer un par de cubos del mismo color hacía que se repelieran, mientras que al ser distintos los hacía atraerse. Esto, combinado con la gravedad, crea un gameplay básico pero complicado de entender en ciertas ocasiones. Elevadores, botones para activar y desactivar plataformas, obstáculos, tienes todo lo que un juego de lógica necesita. Lo que importa es: ¿es divertido a pesar de ser frustrante? Sí y no.

¿Qué es lo que realmente nos empuja a completar este tipo de juegos? Para algunos puede ser la narrativa, en mi caso no. Además de no querer perder mi trabajo, decidí continuar jugándolo por el desafío mental que implicó desde un principio. Al comienzo del juego era pan comido, pero conforme avanzaba, la sonrisa de mi rostro y los “gg izi” al completar cada nivel iban desapareciendo. Por suerte, la dificultad no es lo único que Relicta tiene para ofrecer.

Opciones creativas

En un inicio el juego parecía pedirte que simplemente empujaras o atrajeras cubos para colocarlos sobre placas de presión y así desbloquear el camino, pero es mucho más que eso. Podías saltar sobre un cubo, hacer que se repeliera con otro y así podrías llegar a una plataforma que te daría acceso a otro cubo que te hacía falta para desbloquear un camino. Los desarrolladores hicieron un trabajo excelente en pensar todas las formas en cómo la mecánica básica puede ser usada por el jugador piense más allá de los límites. En más de una ocasión me quedé atontado por lo obvio que era la solución, pero simplemente no la había visto.

La belleza de Relicta

Lo único que realmente me pareció impresionante de la narrativa fue el hecho de desarrollarse en el espacio, específicamente en la luna, donde la humanidad logró construir domos capaces de albergar distintos biomas. Cada uno es fácilmente reconocible por su clima, flora y edificaciones. Puede que el punto del juego sea de ir de aquí para allá con un par de cubitos resolviendo acertijos, pero, ¿por qué no hacerlo en un lugar realmente vistoso y bello? No es que sean los mejores gráficos del mundo, y una banda sonora de fondo le caería bastante bien al juego, pero debo reconocer que cada nivel estuvo ambientado visualmente a la perfección. 

¿Vale la pena?

Sí, definitivamente es un juego al que deberías darle la oportunidad. En ocasiones los cubos llegan a lugares que no deberían y te ves forzado a reiniciar el nivel, lo cual puedes hacer al mantener presionado un botón durante 3 segundos. Sí, es bastante molesto si consideramos que esto te sucedió en el último paso para resolver el acertijo en el cual llevabas más de diez minutos resolviendo. Los sonidos ambientales no son suficiente para entretener a un jugador mientras juega. Un rock pesado me distrae tanto o más que el sonido de las cascadas o gaviotas.

Dejando de lado todo lo anterior, es un juego con una propuesta más o menos creativa y una narrativa interesante que se apega a lo que haces en el juego. Si jugaste Portal y te gustó, o si te gustan los juegos de lógica, Relicta es para ti.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.