Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Con más de 20 años de juegos en consolas móviles la octava generación de Pokémon hizo el salto a las consolas  de casa (aunque el Switch sea un híbrido) con Pokémon Sword & Shield. El hype era comprensible hasta que los fans vieron que los modelos eran reusados y que el pokédex nacional no estaba disponible. ¿Qué rayos Game Freak?

Y la cereza del pastel fue el anuncio del DLC, ya que muchos sintieron que les estaban cobrando por completar un juego que les habían vendido a medias. A pesar de todo esto Pokémon Sword & Shield ha tenido un rotundo éxito y la salida de la primera mitad del DLC, The Isle of Armor, marca un nuevo hito para la franquicia. Pero ¿en realidad vale la pena gastarse los $675 pesos que cuesta?

La historia: Aprendiendo (de nuevo) a ser un maestro Pokémon

Si tienen más de 18 años y juegan Pokémon por la historia déjenme decirles que están tremendamente equivocados de serie (para un estilo y narrativa diferentes jueguen los spin-offs de Mystery Dungeon) y la historia del DLC de Pokémon no es nada para sorprenderse, ni mala ni buena pero llana. La historia de Pokémon Sword & Shield no solo tiene énfasis en los temas de valor y amistad que caracterizan a la saga sino también de competencia, cosa que rebosa incluso en el gameplay.

El DLC es básicamente una continuación de la misma pero con un impacto mucho menor, como se nos deja saber desde los tráilers iremos por alguna desconocida razón (de verdad no hay mayor explicación) al dojo de Mustard un viejo y sabio combatiente que además es el maestro de Leon, el campeón de la liga antes de que llegáramos a usurparlo. A través de la historia aprenderemos con la ayuda de Mustard y su esposa Honey, para superar pruebas junto con los otros estudiantes y un nuevo rival (Klara en Sword y Avery en Shield). Al final de nuestro arduo trabajo nos veremos recompensados con un nuevo y poderoso Pokémon legendario: Urshifu. 

No hay necesidad de ir a mucho detalle al respecto, genuinamente no hay tanto que buscarle a la historia, es básicamente un relleno para poner sobre la gran cantidad de contenido que viene con esta primera mitad del DLC.

Muchas cosas viejas que parecen nuevas y nuevas que pasan desapercibidas

El DLC incluye una enorme cantidad de contenido (pueden dar clic en la imagen de arriba para ver la mayoría de las cosas nuevas). Desde la expansión del dex con la parte especial de la isla de la armadura, una nueva y gigante área del mapa, cuya gran mayoría es área salvaje, por supuesto nuevos ítems y un par de Pokémon y formas nuevas, acompañados de pequeños detalles que hacen de la exploración una aventura mucho más entretenida. Siendo honesto lo menos sorprendente fue la adición de los más de 200 Pokémon que hacen un regreso a la franquicia, pero es probablemente lo más evidente aparte de la isla que se materializa a la derecha de Galar. 

El que toda la isla sea aérea salvaje permite pasar mucho tiempo explorando cada pequeño rincón buscando a los nuevos Pokémon disponibles, cosa que se ve aún más exaltada por la búsqueda de los Digglett de Alola, un pequeño sidequest en el que recibimos Pokémon de Alola de regalo dependiendo de la cantidad de Digglett que vayamos descubriendo. 

Aunque pasa de moda rápidamente que los Sharpedo salvajes te persigan a toda velocidad en el mar, eso no desalienta a explorar los pequeños islotes que rodean la zona, ya sea en búsqueda de ítems, nuevos Pokémon o los antes mencionados Digglett. 

Pero lo mejor de la exploración en este nuevo pedazo de tierra debe ser ir caminando, o en tu nueva y flamante bici (gracias por ya no hacerme parecer un niño que acaba de salir de la primaria), y ver a tu Pokémon siguiéndote. Exaltando la sensación de compañerismo con nuestros Pokémon y volviendo a aquellos buenos tiempos de Heart Gold y Soul Silver.

Entere otras adiciones notables está el empleo de la Max Soup para poder darle forma Gigantamax a cualquier Pokémon (de los que ya tenían ésta variante disponible) no es tan difícil y es una buena alternativa a tener que atraparlos de forma natural y especialmente bueno para aquellos que son criadores. Por su parte el Cram-o-matic es una innovadora y útil (pero tediosa)  forma de conseguir ítems raros, poniendo ciertos items para obtener otros, si quieren una lista completa  de las "recetas" pueden leerla aquí.

El enfoque en el compeitivo de la octava generación se sigue mostrando con la adición de nuevos movimientos de tutor y la habilidad de resetear los EVs de nuestros Pokémon a 0 sin el tedioso uso de las bayas, para así poder entrenarlos propiamente. 

Podría decirse incluso que el DLC tiene su propio post-game, con la misión de ayudar al Dojo a obtener mejoras, cosa que beneficia al jugador obteniendo vitaminas para entrenamiento y buenas peleas periódicas para entrenar (Honey, quién lo hubiera dicho). Cómo comentario aplazado, queda mencionar que Urshifu, el Pokémon estelar de este DLC, no decepciona , siendo una verdadera fuerza en combate en la que más de uno invertirá. Incluso hay forma de conseguir las dos variantes de Urshifu, pero es necesario crear un perfil alterno en el Switch para acceder al DLC y  pasar la torre que no escogimos en nuestro perfil principal, cosa que también nos deja obtener el starter de Kanto con potencial Gigantamax que dejamos con Honey (Squirtle o Bulbasaur).

La pregunta importante: ¿VALE LA PENA COMPRAR EL DLC?

Sí estás leyendo ésto y eres fan de Pokémon, jugador competitivo o simplemente disfrutas la fórmula de la franquicia probablemente ya tengas el DLC o ya planeabas invertir en el. 

El juego ofrece bastante contenido nuevo, mucho del cual pasa desapercibido porque es relativamente sutil, sin embargo en cuanto a historia queda bastante corto, el fuerte está en las posibilidades que abre la obtención del DLC sobre todo en accesibilidad a nuevos Pokémon y movimientos. Si se juega esto exclusivamente por las recompensas para el juego competitivo entonces vale totalmente la pena. Si se toma bajo la vista de alguien que realmente disfruta la franquicia más allá de los gráficos y el pokédex, también hay mucho por ofrecer. Pero sí eres un primerizo o fan muy casual de la serie no te culparía por estar decepcionado de la isla de la armadura y te recomendaría guardar tu dinero o esperar a las noticias de The Crown Thundra, la segunda mitad del DLC. 

The Crown Thundra luce muy prometedor, con la especulación (prácticamente confirmada con data mining) del regreso del Dex Nacional, muchos Pokémon legendarios y un aparente nuevo énfasis en la historia. Lástima que tendremos que seguir esperando. Al menos los que ya pagamos por el DLC no tendremos que gastar de nuevo.

Cómo fan de años de la franquicia, encuentro preferible el uso del DLC a la venta de un juego completamente nuevo que no cambia tanto, al menos con esto tenemos más contenido que jugar sin tener que rejugar la historia que ya pasamos y que francamente en su mayoría es relleno. Por mi parte seguiré disfutando jugar y competir en Pokémon, por la sensación de sorpresa y nostalgia, por el sentido de aventura que me genera ir explorando un mundo desconocido y ahora, al menos el DLC, puedo volver hacerlo con mi Pokémon favorito al lado.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.