Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Ya les habíamos compartido nuestras opiniones de la primera y segunda parte de Arcane, la exitosa serie de Netflix basada en el universo de League of Legends, ahora que ha concluido y que se ha confirmado la segunda temporada, revisitamos la serie completa para darles nuestra perspectiva completa.

El tercer arco de Arcane continúa profundizando los temas de la primera y segunda partes de la historia, por lo que vemos a Vi y Jinx en medio de la tormenta que se avecina mientras Piltover se debate entre las fuerzas políticas que buscan separar su nación por la guerra de clases que cada vez está más al rojo vivo.

En esta ocasión iniciaremos por mencionar la animación y escenas de acción, que están hechas de manera magistral, los personajes se sienten con vida gracias a la maravillosa animación que tiene la serie, con detalles, ángulos cinematográficos y uso de la iluminación que hacen que el mundo resulte atractivo y se le da el debido peso emocional a una historia que en su gran mayoría está impulsada por dichas emociones.

A esto se le suman escenas acompañadas de música diegética que acompañan tanto escenas emocionales como de acción y que añaden un valor extra al peso de las mismas. Aunque esto es un aspecto más subjetivo, pues hay quienes argumentan que es un elemento que le resta inmersión a la historia, por la disparidad de la tonalidad musical con el contexto del mundo presentado, pero nuevamente, eso queda para que ustedes lo juzguen.

Reflexionando un poco respecto a la construcción de la historia, Arcane no es algo único solamente por la narrativa y los personajes presentados, de hecho es un tema relativamente común (conflictos familiares, guerras de clases) y son arquetipos de personajes que ya se han visto antes también, sin embargo están construidos con tanto detalle y cuidado que no se sienten como un personaje más del montón, sino como genuinos actores y partes activas de una historia con la que podemos empatizar.

Es una historia que fundamentalmente está dirigida por personajes que tienen motivaciones claras y que están lo suficientemente realizados como para ganar su lugar bajo los reflectores. A esto se le acompaña una moralidad ambigua, tanto para los “buenos” como para los “malos”, no hay una respuesta definitiva y la serie presenta en una tonalidad gris prácticamente a todo su cast.

Arcane es la historia de dos hermanas, separadas tanto por la vida como por sus decisiones personales y es su dinámica en específico lo que le dio un peso emocional tan fuerte a la serie, a ello por supuesto se le suman otras disyuntivas y conflictos, pero al menos para la primera temporada es el show de Jinx y Vi y no podría ser de otra forma. El universo está en movimiento y sólo queda esperar la segunda temporada para averiguar si todo seguirá viento en popa.

Claro que no todo es perfecto, irónicamente el show se beneficia de una falta de conocimiento de League of Legends, porque, comparando experiencias, ciertas partes eran (aún más) obvias si se tiene una cierta idea del contexto del juego, sumado a ello hubo un par de instancias específicas en las que un par de escenas extra hubiesen ayudado a desarrollar de mejor manera ciertas relaciones y dinámicas, sin embargo dentro de todo la ejecución es pulcra y el resultado más que satisfactorio.

Arcane es una serie que vale completamente la pena ver y sobra decir que dejamos nuestra recomendación, en lo personal a mí me dejó revisitando algunas de las escenas que estuvieron a punto de sacarme una lágrima o al borde del desconcierto y si eso no es signo de un buen show, no sé lo que sea.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.