Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

2012 era el año en el que los supersticiosos pensaban que el mundo llegaría a su fin, fue el año en que Michael Phelps se convirtió en el mayor medallista olímpico de todos los tiempos en Londres y también fue la última vez que tuvimos una película de Evangelion, al menos hasta casi una década después, cuando llegó Evangelion 3.0 + 1.0 Thrice Upon A Time, la última película de la franquicia y la cual la gente de occidente puede disfrutar en Amazon Prime Video.

Es difícil hablar de anime sin hablar de Evangelion y como los efectos de su influencia siguen impactando a los fans de anime hoy en día. Muchos de nosotros crecimos viendo la serie original o las películas de Death & Rebirth o The End of Evangelion y finalmente los Rebuilds. 

La franquicia cambió drásticamente a lo largo de los años y con ello la opinión del público, debo de confesar que la mía también. Si Evangelion es su anime favorito o creen que es una pieza maestra, no los juzgo, pero mi percepción de la serie cambió bastante una vez que empezaron a salir los Rebuilds, es por ello que estoy gratamente sorprendido de haber disfrutado 3.0 +1.0 tanto como lo hice.

Thrice Upon A Time no es un “regreso a la forma” para Evangelion, este es el equipo de Eva aceptando que la serie ya no es lo mismo que alguna vez fue y haciéndole saber ello a sus seguidores de una forma espectacular, que  logra hacerlo de una manera satisfactoria para fans y extraños, tomando la esencia de lo que hace tan popular a Eva y mezclandola con nuevos elementos y una animación que no deja nada que desear.

La animación en esta ocasión es soberbia, es definitivamente lo que se roba la atención de buenas a primeras y es innegable el esfuerzo que hizo posible esta ejecución, logrando aprovechar lo mejor del “estilo clásico” del anime con elementos 3D y coreografías absolutamente despampanantes, además la elección de los ángulos de animación hace que se mezcle bien un estilo artístico en la presentación con la acción distintiva de los Rebuilds. Sin duda vale la pena verla aunque sea sólo para darse un taco de ojo con la animación de la película.

Por otro lado está la historia, que también es una mezcla de lo nuevo y lo viejo, teniendo momentos extendidos, casi lentos y mundanos, clásicos de los elementos casi slice of life de la serie original, con los momentos rápidos y emocionantes de entradas más recientes. Además en esta ocasión la historia es bastante más explícita y eso no es necesariamente malo.

Quizás es dejar la pretensión de lado y asegurarse que la audiencia comprenda lo que está ocurriendo, pero en esta ocasión la película no deja mucho lugar a dudas en cuanto a la trama principal y los acontecimientos relevantes. Eso no significa que no quede un poco de esa “confusión” o misterio (¿profundidad?) que requiere que uno vuelva a analizar el material presentado, cosa que ha sido una marca de Evangelion como franquicia desde siempre, pero en Thrice Upon A Time los personajes y la historia se desenvuelven de una manera más clara y concisa, lo cual es algo que francamente aprecio mucho, pues añade al resto de lo que acontece.

Evangelion 3.0 + 1.0 es, hasta el momento, la amalgama definitiva de todo Evangelion, tomando inspiración de películas, series y hasta el manga, para resolver muchas de las dudas que han quedado a lo largo de los años y sobre todo en esta larga espera de casi 10 años que tuvimos que vivir para verla. Desde las animaciones y simbolismos, pasando por las batallas, e incluso la banda sonora, esta todo plagado de referencias a la enorme trayectoria de este clásico del anime.

Como ya mencioné, Eva ha cambiado mucho con el paso de los años y esta película se siente como una resolución en su mayoría satisfactoria. No diré que fue perfecta, porque a mi gusto pudieron haberse extendido más o incluso dividir la película en 2 para dar mayor tiempo al desarrollo de un par de situaciones y personajes, pero eso es consecuencia de que los Rebuilds anteriores se sentían un poco apresurados y un tanto sin rumbo, al menos esta última entrada llegó a cambiar esa perspectiva.

Sobra decirles a estas alturas que les recomiendo ver la película, incluso si no son fans de hueso colorado de la serie, pues la calidad de la animación sola es suficiente para hacer valer la pena las casi 3 horas que dura el filme. Un aplauso para Hideaki Anno y su equipo que han logrado volver a sacarme una sonrisa después de casi una década y que se que tanto fans como ajenos podrán llevarse algo de la experiencia.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.