Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Por años, muchos hemos visto que hay obras literarias que llegan al cine y en el tráiler se anuncia “del renombrado autor Cosme Fulanito”. Luego lo vemos en un juego, un podcast, solo falta verlo también en tu casa. Entre estos autores podemos citar a Stephen King, Dan Brown, nuestro Guillermo del Toro (que además de cineasta, también ha escrito libros) y del que hablaremos hoy: Tom Clancy. Con motivo del retorno de la serie Jack Ryan en Amazon Prime Video, repasaremos una parte de su biografía y bibliografía.

Thomas Leo Clancy nació en Baltimore, en 1947. No tuvo formación militar, pero sí en letras inglesas, lo que le permitió escribir alguna de las obras más influyentes del siglo XX que llegaron al cine en los años ochenta y noventa. Y, por decirlo de una forma, sus libros alimentaron y se alimentan del miedo constante de la sociedad estadounidense durante los años de la Guerra Fría hasta la época de la guerra contra el terrorismo, pero, ¿cómo llegó un vendedor de seguros a ser uno de los escritores más prolíficos del siglo pasado?

Como mencionamos, el miedo a la Guerra Fría y un ataque soviético fue capitalizado por Clancy para hacer novelas ensalzando el patriotismo yanqui, mostrando que su ejército es heroico y sus agentes especiales, unos super espías capaces de rivalizar con Jason Bourne o James Bond.

Hay una clara influencia de Ian Fleming y a la vez de Clancy en Ludlum, donde incluso los tres tienen sus obras en famosas sagas cinematográficas. Pero el caso de Tom Clancy va más allá, porque además del cine y los videojuegos, sus letras dejaron una huella en la Casa Blanca. Sí, en la máxima esfera del poder mundial.

¿Cómo llegó al mundo del cine?

La primera novela de Tom fue “A la caza del octubre rojo”, lanzada en 1984 y llevada al cine en 1990 con Sean Connery, Alec Baldwin y Sam Neill. En esta obra, un científico ruso pretende llevarse un submarino soviético y desertar para evitar la Tercera Guerra Mundial, ya que ese era el plan de la URSS al construir dicha máquina, capaz de ser indetectable para los radares.

Aquí fue la primera vez donde vimos a Jack Ryan, interpretado por Baldwin, siendo un analista de la CIA que ya tenía conocimiento de la existencia de dicha nave. Si bien Baldwin hace un gran papel, poco puede hacer frente a un monstruo del cine de espías como Connery.

La recepción de la película fue mixta, pues la crítica la destrozó, pero la taquilla fue muy redituable, por lo que en ese momento dio inicio una serie de películas con Jack Ryan como personaje central, pero interpretado por diversos actores, como Harrison Ford, Ben Affleck, Chris Pine y, recientemente, John Krasinski.

John Clark es otro de sus personajes recurrentes, que ha sido interpretado por Liev Schreiber y Willem Dafoe en distintas ocasiones. Sin embargo, Ryan es el que más atención ha tenido debido a las megaproducciones donde ha aparecido, como Juego de Patriotas o La suma de todos los miedos. Y, como mencionamos, actualmente se encuentra de nuevo en boga debido a la nueva temporada de la serie producida por Amazon Prime Video. Es ahí donde vemos que Hollywood ama a Clancy, ya que es una fuente inagotable de blockbusters con sentido patriótico, fórmula ganadora para los estudios.

¿Cómo llegó a los juegos?

Después del papel y la pantalla grande, era muy evidente que las obras de Clancy iban a llegar a las consolas. Sony tenía a Solid Snake en Metal Gear y Microsoft requería de un personaje para hacer a su propio american hero en la primera generación de Xbox, por lo que de la mano de Ubisoft Montreal nació Splinter Cell, esta vez, con Sam Fisher como protagonista.

Como dato curioso, Tom Clancy no participó en la creación del personaje en su totalidad, además de que el libro está firmado por “David Michaels”, que en realidad es un pseudónimo de Raymond Benson, el autor real.

Posteriormente, llegaron distintas entregas con los shooters Endwar, Rainbow Six, Ghost Recon y The Division, o el simulador de vuelo H.A.W.X., en las cuales solo se mantuvo el nombre, pues Clancy falleció en 2013. Aún así, los títulos bajo su sello siguen generando ganancias y son competencia de otros juegos de renombre, como Call of Duty.

De todos, puede decirse que Splinter Cell es el que tuvo más repercusión, ya que Sam Fisher es similar a Jack Ryan y, muchos jugadores al conocer al personaje, sintieron que estaban controlando al veterano héroe que a la postre se volvería presidente de los Estados Unidos. Pero, ¿cómo llegó dicho personaje a ser tan amado?

La influencia de Clancy en la política

Se dice que, de cierta forma, Clancy predijo muchas cosas que sucederían respecto a la política exterior norteamericana y la forma en cómo manejaba situaciones a nivel mundial, por lo que las repercusiones no iban a tardar en llegar, la más cruel, el 11 de septiembre.

Desde ese entonces, mucha gente empezó a tomar más en serio a Clancy, porque si bien sus libros eran mero entretenimiento con datos reales (como el estilo de Dan Brown), el autor daba a entender su desacuerdo en sus letras, además que mostraba las vulnerabilidades de los Estados Unidos en temas de defensa pese a ser reconocidos como el ejército más poderoso del mundo. 

En palabras del periodista, analista y aficionado de los libros y el gaming, Santiago Soriano, la obra de Clancy puede considerarse:

Propaganda política, en donde el héroe siempre es eminentemente americano, prototipo del espía que conoce todos los métodos habidos y por haber para hacer justicia o evitar confrontaciones a gran escala. Hombre de familia, republicano, blanco, con fuertes valores morales como los estadounidenses de pura cepa se precian de ser.

Esta clase de propaganda a la larga se vuelve nociva, pues se genera enemigos gratis y es ahí donde el fanatismo entra en juego, demostrando lo contrario a lo descrito en las novelas”, añade el periodista.

Sin embargo, hay rumores no confirmados de que los libros de este autor han llegado a moldear opiniones en el Congreso y la Presidencia, pues se genera la idea de un poder absoluto e infinito, lo cual también se traduce en mayores motivos para intervenir militarmente en distintos países.

Además, en un momento tan álgido donde el control de armas en los Estados Unidos es un tema recurrente cada vez que sucede un tiroteo, los defensores de Clancy lo usan como bandera indicando que “es válido luchar por la libertad y tener un rifle en casa para hacerlo”, lo cual ayuda poco a la situación. 

En conclusión, Clancy no se hizo de fama de la noche a la mañana, ya que le tomó tiempo lograrlo, pero supo aprovechar un tema recurrente en los Estados Unidos como lo es la guerra, el terrorismo, el espionaje y la intervención, con lo que se hizo de una base de fans enorme, principalmente en su propio país.

Y aunque en la última etapa de su obra ya no escondía sus pensamientos conservadores, republicanos y militares, esto no llegó a verse totalmente reflejado en las últimas películas y series, tal es el caso de Jack Ryan, ya que es entendible que la productora no quiera tomar ese tipo de postura si pretende que el contenido sea visto en todos los países donde se distribuya.

¿Qué opinas de Tom Clancy y su obra a nivel general?

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.