Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Las fiestas de fin de año siempre traen consigo un sin fin de elementos que van desde la celebración y las expectativas de lo que el año nuevo podría traer a nuestras vidas. Ahora que ya nos encontramos en pleno 2020, es natural el cuestionarnos sobre el futuro de los videojuegos, especialmente el de las consolas de nueva o siguiente generación.

De entrada, estamos más que conscientes de que la nueva generación de consolas está a más o menos un año de llegar y aunque no tenemos todos los detalles aún, ya tenemos una buena idea de lo que podemos esperar de cada una de los dos punteros de esta generación, es decir el PlayStation 5 y el recientemente revelado Xbox Series X, alias el frigobar (y cámbienle el nombre, por favor).

Las expectativas son más altas que nunca, la calidad será siempre del interés de los jugadores, buscando constantemente mejorar su experiencia por todo el dinero que se invierte en una consola. 

El que aún no tengamos una imagen oficial del PS5 no significa que no sepamos nada al respecto, pues en cuanto a specs se refiere, la consola se ve prometedora:

  • Chip 8-core de AMD (basado en la tercera generación de arquitectura Ryzen con un GPU Navi).
  • Sistema de almacenamiento SSD (disco de estado sólido).
  • Retrocompatibilidad con juegos del PS4 y hardware PSVR.
  • Audio 3D.
  • Compatibilidad con pantallas de 8K .

Probablemente lo más importante de la consola sea el procesador, lo cual define en gran medida qué es lo que podemos esperar en cuanto a rendimiento y también en cuanto a visuales, permitiendo el uso de ray tracing (rastreo o trazado de rayos) que ayuda a dar una experiencia increíblemente realista en cuanto a iluminación en los juegos, pareado con la habilidad de ver nuestros juegos en 8K con toda la gloria de la calidad de imagen y audio 3D (similar al Dolby Atmos) que convierte el gaming en una experiencia envolvente. 

No está de más mencionar el disco sólido que hace del procesamiento de información una tarea mucho más rápida (19 veces más veloz) y el hecho de que tenga retrocompatibilidad ofrece una buena opción para revivir los títulos que ya tengamos previamente comprados en PS4. Además contará con un lector para los discos de 100 GB en los que vendrán los juegos físicos, que también hace las veces de reproductor de Blu-ray.

Las especulaciones de precios dan un aproximado de $500 USD a lanzamiento, quizás un poco más o quizás menos; a su salida nadie quiere repetir la experiencia que tuvo Xbox One con sus problemas de precio. En cuanto al aspecto físico de la consola no podemos asegurar mucho, a pesar de los leaks de la apariencia del dev kit, no podemos confiar en que será algo similar a lo que vimos.

Con futuros juegos exclusivos como el esperado The Last of Us 2, la secuela de Horizon Zero Dawn y God of War, además de la posibilidad de jugar títulos de PS4, la alineación de Sony luce sólida para entrar al mercado, con un respaldo fehaciente basado en el éxito de su consola anterior y de sus títulos triple A. 

Del otro lado de la misma moneda se encuentra el Xbox Series X (antes referido como Project Scarlett). Hace no mucho nos fue revelada su verdadera identidad durante los Game Awards: es un refri.

Bromas de lado, honestamente la estética es lo menos importante en cuanto a rendimiento se refiere, así sea más parecido a una PC o no, el Series X tiene bastante que ofrecer para competir con Sony.

  • Procesador AMD personalizado (Zen 2 y arquitectura Navi).
  • Dos veces más poderoso que el Xbox One X.
  • Capaz de correr juegos a 120Hz de frame rate.
  • Potencial para 8K.
  • Ray tracing (trazado de rayos).
  • Almacenamiento SSD. 
  • Compatible con accesorios de Xbox One.
  • Disco duro físico.

Aclamando que se enfocaron en el frame rate y la jugabilidad, el equipo de Microsoft pretende retar a los desarrolladores a hacer juegos funcionales en 4k a 60 fotogramas por segundo, siendo una verdadera belleza visual. Esto gracias a su procesador específicamente diseñado en conjunto con AMD. Existe la sospecha que es un system-on-chip “Flute” con 8 núcleos Zen pero al costo de tan sólo 1.6 GHz de rendimiento (con posibilidad de expandir a 3.2 GHz) y esto incluiría un GPU NAVI 10LITE, sugiriendo un menor consumo de energía y haciendo la consola más eficiente.

Finalmente, ya que está confirmado que Series X abrirá con Halo Infinite como título de lanzamiento y considerando el resto de sus exclusivos, además de las aseveraciones de que los 15 estudios de Microsoft están ya trabajando en desarrollar juegos sólo para esta consola y finalmente retrocompatibilidad de 3 generaciones, podemos prácticamente afirmar que no sufrirá de escasez de juegos, ni de fans dedicados. Aunque sinceramente es prácticamente el mismo caso para ambas consolas. 

Pero la siguiente generación no termina ahí. Tanto Sony como Microsoft han hablado ya de su interés en desarrollar “consolas secundarias” como es el caso de Project Lockhart para Xbox, que se refiere a su consola completamente digital (sin lectores de discos) y que se enfocará en los sistemas de streaming de juegos o títulos completamente digitales. 

Por su parte, PlayStation podría planear liberar tanto la versión base como la versión Pro de su consola. Haciendo eco a la tendencia de streaming, Sony tiene planes de incorporar “cloud gaming” a su nueva generación con PlayStation Now (actualmente disponible para PS4).

Ya que en asuntos tanto de precio (ambas proyectadas cerca de los $500 USD) como de retrocompatibilidad e incluso de rendimiento, podemos esperar cosas muy similares de ambas consolas; es probable que la balanza se incline dependiendo de la cantidad y calidad de los títulos que estén disponibles en cada una. Todo queda en las manos de los equipos detrás tanto de las consolas como de los juegos, quienes serán los verdaderos combatientes en esta guerra.

Pero no todo es Xbox o PlayStation, con los rumores de que Nintendo se encontraba trabajando en dos nuevas versiones del Switch, una siendo Switch Lite (que ya está en el mercado) y la otra correspondiendo a una versión de gama más alta (no sólo las mejoras a la batería del modelo actual), quizás Nintendo entre por fin en la contienda en cuanto a poder bruto se refiere. Por otro lado, la PC Master Race solamente tiene que invertir para mejorar sus equipos que muy probablemente ya son superiores a lo que ofrecen las consolas.

La Realidad Virtual, el streaming de juegos (que estarán muy seguramente incluidas en Series X y PS5) y el móvil son parte de las tendencias en videojuegos, con los primeros dos entrando en la contienda con sistemas como Oculus, respectivamente, y con los juegos móviles continuando con el dominio indiscutible del mercado. Después de todo, los smartphones son ya una parte indispensable de la vida moderna. 

Queda un largo año de espera para el PS5, Xbox Series X y lo que termine anunciando Nintendo para ir obteniendo más información de distintas compañías respecto a sus productos, pero por el momento sólo queda ponerse a ahorrar (ya que las consolas no serán nada baratas).

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.