Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

El Séptimo Arte fue una de las industrias que más sufrió de los estragos de la pandemia por el lado económico, ya que se vio obligado a cerrar sus salas y posponer los esperados estrenos de filmes que quizá nos hubieran brindado algunas horas de entretenimiento.

Las grandes productoras prefirieron no arriesgarse y tomar un giro radical de distribución, llevándolos a la búsqueda de plataformas de streaming y hasta el estreno limitado de ciertos filmes. Esto, de alguna manera logró que el 2020 tuviera algunas propuestas interesantes y por el otro le brindó más terreno al cine independiente de resaltar entre el público que pasó la mayor parte del tiempo confinado en casa. Por ende, nos hemos tomado el tiempo de armar nuestro top 20 de lo mejor que pudimos ver en este difícil año que termina.

NOTA: Las películas no llevan ningún orden en especial, ni tampoco están de peor a mejor, cada una vale con el hecho de estar dentro del top y ya están disponibles en plataformas de renta y streaming.

 

TENET

La nueva película de Christopher Nolan le adjudicaron la injusta misión de rescatar al cine en tiempos de COVID, aunque el filme no logró reactivar las salas de cine (no tenía la obligación de hacerlo), la película solamente pedía que fuese vista en la pantalla más grande posible, con la única finalidad de disfrutar la calidad visual y narrativa de la misma. Pero, dejando a un lado esos detalles que no definen a TENET, me atrevo a decir que es de lo mejor del año, sobre todo para los fanáticos de la ciencia ficción y las películas de espías.

Y no, no necesitas un doctorado en física cuántica para entender la manera en la que se hace uso de la “Inversión del Tiempo” o los arraigados y referenciales Palíndromos para contextualizar la manera en la que se mueve el mundo y sus personajes. Tal como se menciona en el filme, no tienes que entenderlo, solamente sentirlo.

PALM SPRINGS

La comedia romántica que nadie vio venir y que se transformará en un clásico de culto por su refrescante guion y por la forma en la que se emplea el recurso del “Bucle de Tiempo” para dejarnos un bonito mensaje sobre el hecho de sacarle provecho a los buenos y malos momentos de la vida, sin importar la rutina ni el destino que parece conducirnos a la misma muerte.

Palm Springs toma de la misma ingenuidad cómica que disfrutamos en Groundhog Day (El Día de la Marmota), y de la misma manera nos narra una tierna, compleja por momentos y reflexiva historia de amor, donde el compromiso, la rebelión y la importancia de luchar por algo que trascienda la rutina, se vuelve en la fórmula perfecta para no quitar los ojos de la pantalla.

FIRST COW

El cine independiente hace de las suyas con First Cow, el filme de época (ambientada en 1820) nos evoca la difusa, cautivadora y concentrada historia de un cocinero que acompaña a un grupo de cazadores de pieles, que se vuelve amigo de un inmigrante asiático que es acechado por unos hombres.

Tan directa y sencilla pero a la vez brillante historia de las relaciones humanas hace de este filme de Kelly Reichardt en uno de los mejores del año por su audaz y sutil forma de rodar, capturando la belleza natural mientras nos lleva de la mano ante una propuesta que para ser de época parece seguir resonando hoy en día.

NOMADLAND

Si creíamos que ya habíamos visto la mejor actuación de Frances McDormand en Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, pues qué equivocados estábamos, ya que su interpretación en Nomadland de Chloé Zhao nos mostrará la serenidad y temple de una mujer que lo perdió todo para reencontrarse como una moderna nómada de la vida.

Este filme que rápidamente nos puede evocar a la infravalorada “Into the Wild”, se dedica a explorar la marginalidad y el cerrar los espacios del pasado bajo una atmósfera contemplativa, apasionada y por momentos mágica. Donde el personaje de McDormand lucha por alejarse de la sociedad mientras nos damos cuenta del efecto social que impregnamos en nuestra huida o búsqueda por permanecer a uno o más lugares.

POSSESSOR

El Body Horror se renueva y bajo la mano de Brandon Cronenberg, así es, el hijo del legendario David Cronenberg, que en su primer intento con Antiviral nos mostró que había heredado ese estilo tan gráfico de su padre, pero ahora con Possessor logra madurar su visión para contarnos una intrepidante historia de posesión cerebral y emocional que le hacía falta para consagrarse.

Aunado a su director, aquí también se debe hacer mención a la gran actuación de Andrea Riseborough y Christopher Abbott, quienes se encargan de darle el peso justo a esta premisa que nos dejará flotando como si se tratase de un violento sueño existencial que parece tener más elementos de la peor pesadilla del amante de la ciencia ficción.

DA 5 BLOODS

El director Spike Lee vuelve a lograr otro filme redondo después de la vibrante BlacKkKlansman, aunque aquí flaquea en instantes que podrían generar más impacto, no pierde la forma ni el singular estilo del realizador afroamericano que siempre tiene algo que decir (dentro y fuera de sus filmes).

Aunque algunos tachen a Lee de romantizar los hechos al combinar aspectos documentales, no deja de ser un acierto a la hora de mostrarnos el lado absurdo de la violencia y la falta de un cambio en los personajes que han quedado atrapados en su bélico pasado, el mismo que no les brinda la paz necesaria para seguir adelante, obligándoles a enfrentarse una vez más a esas explosiones que cegaron su posibilidad de paz.

SOUND OF METAL

La premisa es sencilla y directa, un Baterista queda sordo y debe enfrentarse al reto de sobrellevar su discapacidad auditiva, pero lo que la vuelve grande reside en las interpretaciones y el impecable diseño sonoro que hay detrás de esta sórdida historia de superación.

Sound of Metal podría considerarse uno de los debuts cinematográficos más íntimos del año, tanto, que puede notarse el gran trabajo de Darius Marder para dirigir a los actores entre silencios y miradas frustradas al intentar conllevar un radical cambio de vida. El actor Riz Ahmed entrega la mejor actuación de su carrera en la actualidad. Aquí no se romantiza una discapacidad, aquí se profundiza y de paso se busca la aceptación al hecho.

I'M THINKING OF ENDING THINGS

Charlie Kaufman llega no solamente para confundir a muchos, sino también para darnos una cinta rica en la exploración mental, la soledad y la incertidumbre de lo que uno debe hacer para lograr el cambio nos muestra que el también guionista tiene suficiente talento para pintarnos paisajes oníricos que nos harán preguntar lo que pasa en la solemnidad del ser.

¿Debo entenderla? ¿Me perdí de algo o debo volver a verla? Esas podrían ser las preguntas que algunos terminarán haciéndose al verla, pero les aseguro que al mismo tiempo sentirán que estuvieron en una introspectiva sesión (que podría ser hasta terapéutica para algunos) de lo que consideramos parte de nuestra vida y lo que vemos como algo fuera de nuestro alcance. al igual que TENET, aquí no busquen entender, sino sentir. 

MINARI

Lee Isaac Chung y A24 nos traen una sublime y frágil mirada al tan deseado y mencionado sueño americano, en esta ocasión narrada desde los ojos de una familia Coreana-Americana que ha decidido mudarse a una zona rural de los Estados Unidos para forjar una vida que se acerque a dicha definición de oportunidad y nuevo comienzo.

La grandeza de Minari se vislumbra al tratarse de un amoroso relato que por su simplicidad o rutinaria forma logra resonar en el corazón de quien la mire. Por momentos es metódica y por otros, se transforma en algo tan tierno y universal que debe verse.

NEVER RARELY SOMETIMES ALWAYS

De los filmes más honestos al abordar el tema del aborto y el cual a la vez no busca el llanto fácil ni mucho menos victimizar a su protagonista, algo que se agradece en su totalidad, ya que al darnos una historia honesta y apegada a los millones de casos que existen en la actualidad, nos hace empatizar sin calzadores ni forzadas agendas.

¿Y cómo lo logra? Fácilmente, el filme nos embarca a un viaje (road-trip) en donde no solamente conoceremos el conflicto, sino también los sueños y temores de los personajes, quienes en su vínculo nos reflejan la devastadora realidad detrás de un aborto y el impacto social de este.

ANOTHER ROUND

Thomas Vinterberg está de vuelta con un filme que nos mostrará otra faceta del grandioso Mads Milkkensen, que a la vez lo perfila como una de las actuaciones más entrañables de este 2020. En Another Round conocemos a un grupo de maestros que para darles un toque de adrenalina a sus monótonas vidas, se adentran en un experimento sociológico en el que deben mantener cierto nivel de consumo de alcohol, con la finalidad de mejorar sus vidas e interacciones profesionales.

El filme podría describirse como un vino bien añejado, pero a la vez podría diseccionar como un relato al exceso y el intento por salir a flote de la crisis de la vida adulta o familiar, Milkkensen nos entrega momentos memorables que nos hacen recordar que la vida debe celebrarse ante los momentos lúgubre y los radiantes.

BORAT 2

El esperado regreso del cuarto mejor reportero de Kazajistán cumple con creces y de paso nos muestra un tierno y bien elaborado lado de la comedia de Sacha Baron Cohen, lo interesante, es que lo hace para recordarnos lo ingenuo que es el ser humano en tiempos difíciles y de paso darnos diversión con lo políticamente incorrecto.

Borat ahora deberá hacerle frente a la falta de apatía y la división social que existe en tiempos electorales y de pandemia, logrando secuencias hilarantes que probablemente no hubiesen funcionado bajo otros tiempos. Cabe destacar la revelación (y que por momentos se roba la película) de Maria Bakalova como la hija del infame periodista. Totalmente disfrutable.

MA RAINEY’S BLACK BOTTOM

La Madre del Blues es el claro ejemplo del proceso creativo y conflictivo detrás de una obra maestra, donde la música no solamente sirve para acompañar a las acciones, sino también para darle forma al drama de la vida misma.

Lo destacable de este filme se encuentra en la lucha interpretativa, por un lado tenemos a una Viola Davis inalcanzable pero a la vez vulnerable, una diva en decadencia pero con fuerza para seguir adelante y por el otro lado lado, tenemos la última actuación de Chadwick Boseman, quien aún con las dificultades de los últimos días de su vida, se dedicó apasionadamente en entregarnos una gran actuación, poniéndose a la altura de su co-protagonista.

MANK

La madurez y la versatilidad de un gran director como David Fincher y un gran actor como Gary Oldman rinden frutos con la puesta en escena de Mank, el filme que nos narra las andadas de Herman Mankiewicz, el guionista de “Citizen Kane” de Orson Wells, y de paso sirve como una estrafalaria y mágica mirada al Hollywood de la vieja escuela.

El resultado es apabullante, ya que más allá de ser una obvia carta de amor, también nos da un enfoque lúcido y por momentos realista de la industria cinematográfica, con un blanco y negro que sirve para resultar el proceso en la creación de un guion y la mundana vida de alguien que por momentos se siente sofocado por su creatividad.

THE VAST OF NIGHT

La ópera prima de Andrew Patterson nos cautiva con sus silentes planos secuencias y la sutil construcción de su narrativa para poder transportarnos a los Estados Unidos de los años 50 con una historia de ciencia ficción que nos remonta a lo mejor de The Twilight Zone.

En The Vast of Night vamos detrás de la joven Fay Crocker (Sierra McCormick) y el carismático locutor del pueblo, Everett Sloan (Jake Horowitz), quienes descubren una misteriosa frecuencia de radio que terminará por cambiar sus vidas.

THE TRIAL OF THE CHICAGO 7

El potente drama de la vida real que monta Aaron Sorkin en The Trial of the Chicago 7 toma por sorpresa a quienes creían que sería otro filme más para levantar la voz y mostrar lo fallido que pueden llegar a ser los juzgados. Pero más allá de cubrir ese punto, acá también se resalta el individualismo interpretativo para brindar un buffet de grandes momentos.

El filme sirve como un testimonio contundente, pero también está plagado de diálogos ingeniosos, saltos temporales y multiperspectivismo que mantienen a uno pegado a su asiento, por lo menos para ver cuál será la resolución de cada uno de los implicados en tan sonado caso.

KAJILLIONAIRE

Pareciera que cada cierto tiempo tenemos un filme que nos muestra la extravagante y a la vez decadente vida de estafadores y personas que buscan sacarle la vuelta a la vida. Kajillionaire es ese filme que viene cubierto con una belleza exótica, sin perder la crudeza de su historia.

La premisa es directa, Theresa (Debra Winger) y Robert (Richard Jenkins) son dos estafadores profesionales que han dedicado su vida para “formar” a su hija Old Dolio (Evan Rachel Wood), para involucrarse en el “negocio familiar”, pero como es de esperarse, un mal plan los llevará a que su mundo termine patas arriba.

THE ASSISTANT

En The Assistant la directora y guionista Kitty Green usa el minimalismo para contarnos la historia de Jane (Julia Garner), una aspirante a productora de cine que consigue el “trabajo ideal” como la asistente de un renombrado ejecutivo de la industria del entretenimiento. 

El giro detrás de este poderoso filme / denuncia, es la muestra en escena de esas cosas que no se dice detrás de dicha labor, ya se los constantes abusos, las degradaciones y la impotencia a la hora de querer denunciar el mal y lo fracturado que está el sistema laboral.

COLLECTIVE

El documental que deja en pañales a filmes como Spotlight y que nos muestra cómo la realidad seguirá superando a la ficción, se transforma en mi opinión personal en una de las mejores películas de periodismo del año y quizá de todos los tiempos.

Alexander Nanau documenta de manera implacable las secuelas del incendio del Club Nocturno “Colectiv Club” en Bucarest, en el año 2015, incendio que mató a 65 personas y dejó a decenas de heridos. El documental pone al descubierto de manera honesta y emotiva las deficiencias del sector salud y gubernamental de Rumania.

MARTIN EDEN

Italia se hace presente en forma de adaptación cinematográfica de la novela autobiográfica de Jack London, la que en algún tiempo fue considerada imposible de adaptarse. Pero parece ser que Pietro Marcello encontró la forma y de paso impregnar su estilo.

Para algunas personas puede resultar confusa o hasta desorientada, pero si se logra desentrañar más allá de su conceptualización, uno se encontrará con un sublime filme que nos lleva al pasado y al presente de forma placentera y llena de vida.

BEANPOLE

Podría definirse como el dramón del año o el filme que al final querrás pedir un abrazo para sobrellevar la carga. Ya que el filme viene cargado con momentos muy sombríos y perturbadores, pero su factura de producción está tan cuidada que se vuelve imposible apartar la mirada.

La historia se desarrolla en Leningrado, 1945, así es, al poco tiempo de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, en donde veremos la miseria tanto a nivel físico como psíquico de los habitantes, en ese lugar conocemos a dos mujeres jóvenes que buscan encontrarle sentido a sus vidas.

DICK JOHNSON IS DEAD

El devastador, cómico y humano documental que nos muestra los últimos momentos de Dick Johnson, el padre de la documentalista Kirsten Johnson, es de los filmes que nos harán valorar cada segundo de nuestros seres queridos.

Kirsten intenta con gran esfuerzo capturar el recuerdo de su padre de 86 años, en donde se narran los últimos años, transformándose en un documental conmovedor que entrelaza la historia de amor entre un padre y su hija. El filme aborda el tema de la vida y la muerte de una forma ingeniosa pero a la vez desgarradora.

THE-FORTY-YEAR-OLD-VERSION

¿Nunca es tarde para superarse o lograr algo en la vida? Pues este filme de Radha Blank no muestra un testimonio franco e hilarante sobre la reinvención.

¿De qué trata? Muy sencillo: Una dramaturga de 40 años a la que todo le va mal decide probar suerte en el mundo del rap antes de aceptar su fracaso como artista.

TENKI NO KO (WEATHERING WITH YOU)

El nuevo filme animado de Makoto Shinkai (director de Your Name) se transforma rápidamente en una obra imperfecta pero con suficiente corazón que hará estremecer al corazón más duro.

El nivel técnico y visual del filme sigue ahí, superando con creces a su antecesora, aunque su historia no logra ser redonda no deja de ser un deleite místico y de belleza poética.

WOLFWALKERS

Probablemente algunos han visto un “meme” en donde comparan el costo de producción de la nueva película de Pixar, Soul y Wolfwalkers. Pues, más allá de esa comparación pueden tener la seguridad de que este increíble filme animado es sin duda una obra maestra.

La animación tradicional sigue demostrando tener la calidad y la colosal técnica para hacerle frente a cualquier otro filme con animación CGI. Wolfwalkers es una vista obligatoria por su historia y por el arte detrás de la misma.

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.