Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Seguramente ya estarás enterado de los problemas causados por la polémica que se desató por la suspensión que realizó Blizzard a un jugador por protestar a favor de las manifestaciones en Hong Kong, hecho que le costó a Chung Ng Wai no solo sus premios en efectivo, sino que los casters que entrevistaron al jugador también fueron despedidos.

Esta acción de Blizzard desató una serie de mala publicidad, ya que varias de las comunidades que consumen otros juegos como World of Warcraft, Overwatch, Diablo, etc., han expresado su descontento y desaprobación ante tal acto imparcial, con el hashtag #BoycottBlizzard.

 

Vamos a una metáfora, si bien podemos comparar esto con una explosión, los primeros en ser atrapados en el epicentro fueron el jugador y la empresa, con una onda expansiva que fue llegando a las comunidades aledañas, y ahora esto afecta a los casters, la gente que se encarga de narrar los partidos entre los jugadores. Ellos son una parte vital de los eSports ya que con su personalidad y carisma pueden incluso motivar a los espectadores a entrar a jugar.

Tal es el caso de Brian Kibler, caster de Hearthstone, quien ha lanzado una declaración de no querer nada que ver con el torneo de Grandmasters hasta que algo cambie en Blizzard. Brian ha tenido gran presencia en la comunidad, y si bien en su post dijo que Chung en cierta forma había roto las reglas, consideró el castigo de Blizzard como algo “severo” e “injusto”. He aquí la declaración:

“No voy a pretender entender la intrincada situación geopolítica de China y Hong Kong, o los intereses de negocios que tiene Blizzard ahí. Pero esta penalización tiene sus raíces en esos asuntos. Esta actitud de cabezas duras se siente como si alguien insistió a Blizzard en hacer un ejemplo de Blitzchung, no sólo para que no cometan actos similares en el futuro, sino también para apaciguar la situación en sí misma.

Este tipo de apaciguamiento no es algo que yo pueda tener una buena conciencia y con algo que no me gustaría ser asociado. Cuando escuché las reglas, hablé con Blizzard y les informé que no me siento cómodo casteando las finales de Grandmasters en BlizzCon. No tendré una cara sonriente en cámara. Hasta que algo cambie, no tendré nada que ver con el torneo.”


Seguramente este problema seguirá escalando y nosotros solo podemos esperar una solución pacífica sin que repercuta tanto en la reputación de la empresa como el de cualquier instancia afectada.

Fuente [Polygon]

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.