Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

En un giro inesperado en la industria del entretenimiento, Conquest, una prometedora serie de ciencia ficción dirigida por Carl Erik Rinsch, se ha convertido en un desastre costoso y un ejemplo del exceso en Hollywood. A pesar de su potencial inicial e interés de gigantes del streaming, la serie se encuentra ahora en un limbo creativo y legal.

La Subasta y el Acuerdo con Netflix

A pesar de su pasado turbulento en Hollywood, Rinsch captó la atención de varias plataformas en 2018 con su proyecto de ciencia ficción sobre humanos artificiales. Tras una intensa puja, Netflix ganó el contrato ofreciendo a Rinsch una suma multimillonaria y un control creativo casi total, incluyendo el derecho al corte final. Esta decisión, sin embargo, pronto se convertiría en motivo de arrepentimiento para Netflix.

Un Proyecto Descontrolado

Con una libertad presupuestaria y creativa casi ilimitada, Netflix invirtió más de 55 millones de dólares en Conquest, sin recibir un solo episodio terminado. Rinsch, cuyo comportamiento se volvió errático, apostó una parte significativa del dinero en el mercado de valores y en criptomonedas, además de gastar en lujos como autos Rolls-Royce y ropa de diseñador.

Disputa Legal y Consecuencias

Actualmente, Rinsch y Netflix están inmersos en un arbitraje confidencial. Rinsch alega que Netflix infringió su contrato y exige al menos 14 millones de dólares en daños, mientras que Netflix niega cualquier deuda y considera sus demandas como tácticas de extorsión.

Un Momento Crítico para Hollywood

Este fiasco ocurre en un momento crítico para Hollywood, que enfrenta presiones para reducir gastos excesivos y concentrarse en ganancias en lugar de la expansión a cualquier costo. La situación de Conquest ejemplifica los riesgos de dar carta blanca a proyectos ambiciosos sin supervisión adecuada.

El Lado Excéntrico de Rinsch

A pesar de su talento como cineasta, los amigos de Rinsch lo describen como una figura excéntrica, con un historial de comportamientos peculiares. Su pasado incluye conflictos en proyectos anteriores y comportamientos erráticos durante el rodaje de Conquest.

El Futuro Incierto de Conquest

Con la serie atrapada en una disputa legal y la industria del entretenimiento revaluando sus prácticas, el futuro de Conquest parece sombrío. Este caso resalta los desafíos que enfrentan las plataformas de streaming en su búsqueda por contenido original y la necesidad de un equilibrio entre la creatividad y la responsabilidad financiera.

Vía [NYTIMES]

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.