Genndy Tartakovsky ha ganado reconocimiento como director y animador en trabajos como Samurai Jack, Star Wars: Clone Wars, El Laboratorio de Dexter y las películas de Hotel Transilvania. Primal, su más reciente trabajo es dirigido a una audiencia adulta pues se trata de un show brutal, desarrollado durante la prehistoria donde dinosaurios, megafauna y criaturas monstruosas de fantasía conviven bajo la premisa de matar o morir.

La historia de Primal, que se estrena en Adult Swim, sigue a Spear (Aaron LaPlante), un cavernícola que junto a Fang, un solitario dinosaurio, se ven obligados a unirse en una tensa relación de compañeros para sobrevivir; aún así, la serie cuenta con un fundamento emocional muy profundo: nadie puede sobrevivir solo.

La serie comenzó sus transmisiones el 7 de octubre y contará con 10 episodios; sin embargo, serán transmitidos solo 5 episodios (uno por noche) durante octubre y los siguientes 5 se podrán ver por Adult Swim hasta el año entrante.

Los episodios cuentan con estilizadas escenas de batalla, algo por lo que Tartakovsky es famoso gracias a Samurai Jack, que cuenta en la última temporada con un toque mucho más brutal y oscuro, algo que no logró sino hasta que la serie se mudó de Cartoon Network a Adult SwimLos animadores logran crear que cada problema y esfuerzo se sientan visceralmente reales. Los protagonistas casi siempre están en desventaja pero su mejor estrategia es trabajar en equipo.

La idea original de Primal data de entre 8 a 10 años atrás, cuando el personaje principal era un niño y la serie se pretendía para una audiencia de niños de 6 a 11 años; sin embargo, la idea no logró emocionar a Tartakovsky hasta que años después, cuando se transmitió la última temporada de Samurai Jack en Adult Swim, su fibra creativa tuvo rienda suelta con tonos más maduros, emociones más profundas, más oscuridad y una trama mucho más sofisticada, fue cuando Primal comenzó a tomar forma.

Las secuencias de Samurai Jack que no contenían ningún diálogo tuvieron una gran respuesta del público, lo que le hizo pensar a Tartakovsky que sería el camino natural a seguir entre un cavernícola y un dinosaurio que no hablan y su nuevo reto era contar una historia usando solo secuencias sin diálogos de por medio, con solo gruñidos y gritos. A pesar de ello, las emociones y personalidades de los personajes pueden apreciarse con extrema claridad, lo que se debe al maravilloso detalle de animación. El no contar con conversaciones también ayuda a que la audiencia ponga toda su atención a la serie.

Al contener criaturas fantásticas y homínidos conviviendo con dinosaurios, es obvio que el show no está basado en la realidad, pero sí se intentó llevar modelos de dinosaurios reales a la pantalla, siguiendo su anatomía real y, en algunos casos, tomando en cuenta hechos históricos reales.

La serie llega a un gran balance entre la brutalidad de las escenas de acción con peligro mortal y momentos dulces y emocionales. Lo que se pretendía era mostrar la unión entre Spear y Fang como iguales, dos criaturas unidas por la tragedia que se dan cuenta que deben hacer equipo y ayudarse mutuamente si quieren sobrevivir.

Las impresionantes y feroces escenas de pelea de Spear fueron basadas en movimientos reales de gorilas, pues la idea era recrear la naturaleza bruta y simiesca del personaje, no transformarlo en un maestro artemarcialista en la prehistoria. En el caso de Fang fue algo muy distinto, un T-Rex utiliza la fuerza de su mandíbula y las garras de sus patas para pelear, es algo nuevo no contar con manos como herramientas de lucha, algo que aportó un reto creativo muy interesante. El resultado son secuencias de pelea con ritmo, momentos rápidos y lentos que resultaron muy complejas de realizar pero también muy divertidas.

Al definir el estilo que tendría la serie, Frank Frazetta fue una gran influencia en el diseño que junto con el estilo de cine de los ‘70s e ilustraciones de ciencia ficción de la misma época fueron el standard para la creación de las ilustraciones.

 

Para los personajes, Osamu Tezuka (Astro Boy) fue la influencia inicial, pero se modificó luego a un estilo mucho más áspero y más cercano a los cómics.

Tartakovsky dijo que cada episodio tiene su propia paleta, una historia única y que la segunda mitad de la primer temporada es completamente diferente a los primeros episodios, algo que le parece lo más divertido del show.

Fuente: [Gizmodo]

¡Compártelo en tus redes!

Este sitio web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido, así mismo mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Cookies image