Elige el plan PRIVATE por tan solo $80 MXN al mes y consigue entradas a los mejores eventos. Ver más

Super Smash Bros es una franquicia que ha logrado consolidarse con el paso de los años, millones de fans alrededor del globo disfrutan de destruir a sus vecinos y primos menores en enfrente de una pantalla con personajes de Nintendo

Pero si les nace el interés por los esports seguramente habrán notado que los torneos de Smash están a la alza. De hecho, México es una de las regiones más fuertes del mundo en la última entrega del juego Super Smash Bros. Ultimate; pero no sólo es México o América Latina, en todo el mundo hay cientos de miles de aficionados del Smash competitivo; es por eso que cuando Shuntaro Furukawa, presidente de Nintendo, declaró en una entrevista que no habrá contribuciones monetarias para la escena competitiva, más de uno se quedó con un amargo sabor de boca.

Los esports, en los cuales los jugadores compiten en un escenario por dinero de premio mientras los observa la audiencia, demuestran una de las maravillosas virtudes de los videojuegos. “No es que estemos opuestos a ello. Pero para que nuestros juegos puedan ser disfrutados ampliamente y por quien sea, sin importar su grado de experiencia, su género o su edad, queremos ser capaces de participar en un espectro amplio de eventos diferentes. Nuestra fortaleza y lo que nos diferencia de otras compañías es una visión diferente del mundo, no una suma de dinero en premios.

La declaración de Furukawa es bastante congruente con la forma en la cual en el pasado se ha desarrollado Nintendo en cuanto a competencias. Eventos como el campeonato mundial de Pokémon solían tener becas como premios en lugar de dinero en efectivo. Pero la comunidad de Smash también ha tenido roces con papá Nintendo.

Cuando en 2013 la comunidad de Super Smash Bros. Melee hizo una recaudación de fondos para combatir el cáncer con motivo de entrar a la alineación de juegos del Evolution Championship (mejor conocido como EVO) de ese año, la respuesta de Nintendo fue una rotunda negativa a dejar que el juego se transmitiera en vivo. A pesar de que al final cedieron, el mensaje era muy claro: no estamos de acuerdo con lo que hacen.

El mismo Masahiro Sakurai, padre de la franquicia, ha expresado su desagrado con el ámbito competitivo, sosteniendo que su visión de Smash no es sólo un juego de peleas de 1 vs 1, sino un juego mucho más diverso diseñado para un amplio público. 

Ya sea por la mentalidad japonesa en contra de dar premios en efectivo en competencias (por las leyes de apuestas no está permitido en Japón) o sea por una genuina, pero quizás mal ejecutada, visión de diversificación, el hecho se mantiene en que Nintendo se rehúsa a apoyar económicamente a la comunidad de Smash. Quizás no sería tan notoria la sal en la herida si no fuera por la forma en la cual muchos otros desarrolladores y empresas apoyan con buenas sumas de dinero a los torneos de sus juegos, buscando promoción de la escena y viendo en el mundo de los esports un mercado en el cual expandir su clientela. 

Epic Games por ejemplo puso más de 100 millones de dólares para el campeonato mundial de Fortnite del año pasado; pero no tenemos que fijarnos en sumas tan desorbitantes, ni en ámbitos tan distintos: EVO 2019 recibió 50 mil dólares de bonus pot de Capcom para los premios del torneo de Street Fighter V, que contó con 1,951 participantes, con lo cual el campeón, Bonchan, se llevó la nada despreciable cantidad de $31,706 USD, 20 mil de los cuales puso Capcom. Con un costo de $10 USD por entrada al torneo y con una participación de 3,534 jugadores; siendo el torneo más grande de la historia de Smash y el torneo más grande en EVO ese año, tuvo un premio de $21,204 USD, que se llevó el campeón mexicano Leonardo “MKLeo” López Pérez. Nada despreciable a su vez, pero de lo cual no hay un solo centavo de Nintendo. 

Mientras que compañías como SNK y Capcom ayudan a sus respectivas comunidades monetariamente e incluso tienen circuitos dedicados, el involucramiento de Nintendo con los esports se ha visto limitado a los ocasionales torneos en E3 y la creación de Nintendo VS. No podemos negar que Nintendo tiene una visión muy diferente, sus acciones lo demuestran a leguas y tampoco podemos culparlos por no querer satisfacer a lo que constituye una parte nicho de sus ventas a nivel mundial. Pero la falta de apoyo sigue doliendo un poco.

Aunque no haya dinero, hay mucha pasión por el juego. México es el ejemplo perfecto, incluso siendo una parte "pequeña" en comparación a la escala global de esports contamos con abundantes torneos, el mejor jugador del mundo es MKLeo y jugadores como Maister, demuestran que es posible para más de un mexicano estar en lo más alto de los podios. La comunidad de Smash, de la cual soy miembro y que es uno de los grupos de personas más increíbles que he conocido, seguirá siempre sintiéndose orgullosa de su éxito generado de mano propia y continuará navegando, lenta pero seguramente en las turbulentas aguas de los deportes electrónicos, aún sin un salvavidas de Nintendo.

Fuente: [Kotaku]

¡Compártelo en tus redes!

Imagen de cookies

Este sitio web usa cookies, se usan para personalizar el contenido, mejorando la experiencia en el sitio y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.